“Buscamos rescatar nuestra historia”

En la Escuela Hogar de Puelén buscaron en las costumbres y en los hechos que determinaron la historia aborigen en la zona. El tejido y la “Batalla de Cochicó” fueron un atractivo en la Feria de Ciencias.
“Me gusta venir a la Feria porque hay mucha gente que no sabe y se interesa en lo que nosotros contamos y les mostramos de nuestra comunidad”, dice Zoe mientras teje un ‘caminito’ que va a ir a parar a la mesa donde ya están listos cintos, vinchas y otros accesorios tan vistosos como coloridos. Prendas características de esos aborígenes que marcan una porción fundamental en la historia de La Pampa.
“Nuestro trabajo se llama ‘Tejiendo Raíces’ y es un proyecto que busca recuperar la propia cultura y que los aborígenes se identifiquen como tales. Trabajamos sobre el circuito productivo de la materia prima que es la lana y nos vinculamos con la comunidad ranquel de Puelén para que nos enseñen y nos brinden su experiencia y conocimiento y así mostrar las costumbres y tradiciones que traen desde hace tiempo”, explicó Andrea Holzman, docente de la Escuela Hogar 157 de esa localidad del oeste profundo pampeano.
Junto a ‘Tejiendo Raíces’ (del nivel primario), la Escuela de Puelén pasó a la instancia provincial de la Feria de Ciencias con el trabajo ‘Más allá del cerro’, que fue elaborado en las aulas del secundario. Ambos proyectos fueron exhibidos la semana pasada, en Santa Rosa, durante el encuentro donde 170 trabajos de escuelas y colegios de toda la provincia compitieron para llegar al nivel nacional, el gran encuentro que reúne a los más destacados de todo el país.
“Nosotras fuimos al rescate de la Batalla de Cochicó que se produjo en la zona del cerro y que queda muy cerca de Puelén. Es un hecho histórico muy importante y que en nuestra zona tiene mucha relevancia para la comunidad ranquel. Está bueno saber de historia y las cosas que pasaron en donde ahora vivimos”, reflexionó Valentina (13) que junto a Celeste (13) explican cada detalle de ese hecho sobre el que investigaron, estudiaron y escucharon de boca de los descendientes de quienes estuvieron allí.
La “Batalla de Cochicó” se produjo el 19 de agosto de 1882, en cercanías de Puelén y durante la llamada Conquista del Desierto, comandada por el militar Julio Argentino Roca, quien en su exterminio logró llevar la línea de combate hacia esa zona de nuestra provincia. La disputa es una de las más emblemáticas en la historia de ese lugar y difiere en los datos según las versiones del Ejército Argentino y del cacique Gregorio Yancamil.
“En la Escuela hablamos con el lonko de la comunidad ranquel, que es el comunicador social, el nexo entre ellos y la sociedad, según nos dijeron. Y lo que buscamos es rescatar esa historia, conocer las cosas que pasaron y que marcaron el territorio y lo que nosotros somos hoy, eso creemos que es importante que en el resto de La Pampa lo puedan conocer”, dijo Celeste, que durante toda la semana vive en la Escuela Hogar.
¿Y cómo es la vida en Puelén y estar en la Escuela Hogar?
“A mí me encanta porque es un lugar retranquilo, me gusta la Escuela porque toda mi vida hasta ahora la pasé ahí. Yo estoy en el albergue así que no hago mucho, lo que sí aprovecho y leo libros. Los fines de semana me voy a 25 de Mayo y estoy con mi familia”, contó Celeste sobre su rutina dentro del edificio escolar.
Valentina, en cambio, duerme en su casa aunque también comparte muchas horas en la Escuela de una localidad “que tiene sus pro y sus contra, porque por ejemplo no hay farmacias o cosas básicas e importantes, pero lo bueno es que vivimos muy tranquilos, sin hechos peligrosos ni inseguridad, podés andar retranquila. Cuando no estoy en la Escuela leo o estoy con el celular”.
Para ambas, al igual que para Zoe, participar en la instancia que se hizo en los colegios Ricardo Nervi y Provincia de La Pampa, es una oportunidad “de mostrar lo que se hace en la Escuela, que otros chicos y chicas conozcan más de Puelén y nuestra zona”.
“Nunca habíamos pasado a la instancia provincial de la Feria así que está buenísimo, y me emociona el hecho de estar acá compartiendo la experiencia con mi mejor amiga”, valoró Celeste mientras se abraza con Valentina para una buena foto con el stand como escenario.
La información y el conocimiento que ambos trabajos brindan sobre la comunidad ranquel tiene el valor de transmitir datos que no son fáciles de conseguir, al menos de la propia voz de quienes hoy reivindican a ese pueblo aborígen. “El problema de los ranqueles es que no tienen nada escrito, todo es oral o práctico, entonces nuestra idea es hacer un libro sobre los pasos del tejido. Sería una forma de dejar constancia de algo que les pertenece desde siempre porque forma parte de su cultura y de sus tradiciones”, detalló Andrea sobre los pasos de un proyecto que busca progresar más allá del ámbito de la Feria.
Zoe sigue concentrada en su tejido y cuando alguien se acerca comienza la explicación de su trabajo. Para Celeste y Valentina los gráficos y las fotos les sirven de base para recordar esa batalla del cerro que fue más allá y que significa una parte importante de la historia de la provincia. Porque de eso se trata, de conocer y saber sobre cómo se fue tejiendo el camino de esos antepasados que hoy buscan su lugar.