Con espíritu olímpico

Lejos de las luces de Río de Janeiro pero con un fervor contagioso, chicos y chicas con discapacidad participaron de los Juegos Deportivos, un encuentro que apunta a la convivencia y las ganas de superarse.
Kevin ve la línea de llegada cada vez más cerca y acelera al máximo. Los músculos de su cara se estiran, el esfuerzo tensa su cuerpo al extremo, hasta que traspasa el metro 100 y levanta sus brazos, reduce su marcha y camina victorioso hasta el abrazo con Facundo, que llegó segundo y lo felicita entre risas. Pasó la carrera “vedette” del atletismo y ellos se van a tomar agua y descansar a la sombra mientras otros y otras se preparan para saltar, correr, arrojar la bala o la jabalina. Es una tarde radiante y el deporte es la excusa ideal para reunir a cientos de adolescentes de toda la provincia en busca de records, podios y medallas pero, más que nada, de cuadros de rostros pintados con sonrisas.
“Es lo mejor que te puede pasar: poder competir y tener la posibilidad de ir a Mar del Plata”, dice tímidamente Kevin, cuya especialidad es la carrera de 100 metros y el salto en alto. Con sus marcas logró el pasaje a los Juegos Evita de octubre próximo, cuando otra vez la ciudad balnearia reúna a miles de chicos y chicas de todo el país. También tiene la chance de ir al torneo Sudamericano gracias a su velocidad y técnica.
Con sus 15 años, Kevin se destaca por sus habilidades físicas, pero en la pista de atletismo de la laguna Don Tomás es uno más entre los tantos que participaron de los Juegos Deportivos para Jóvenes con Discapacidad, un encuentro que convocó durante dos días a 120 atletas provenientes de las 10 regiones deportivas en que está dividida la provincia. Hubo competencias de natación, de atletismo y el estreno de una disciplina nueva, boccia.
“Tenemos muy buen nivel de atletas en la provincia. En estos últimos meses fuimos a distintas competencias nacionales y se obtuvieron muy buenos resultados. Lo bueno es que hay muchos chicos que se van sumando a hacer deporte”, resaltó Esteban Olivares, uno de los impulsores junto a Romina Iglesias y Juan Cruz Colombier del programa provincial de Deporte Adaptado, un proyecto que se puso en marcha este año y cuenta con el apoyo del gobierno pampeano y las municipalidades de Santa Rosa y Toay.
“Yo compito en carrera en silla de ruedas y en lanzamiento de bala, pero lo que más me gusta es correr. Tengo algunos inconvenientes con la silla pero espero estar mejor para Mar del Plata”, comentó Agostina (16), que es una de las deportistas con discapacidad motora más destacadas de la provincia y el país. Nació con una malformación congénita pero gracias a sus ganas fue convocada para la Selección argentina y apunta a su gran sueño: los Parajuveniles de Río de Janeiro 2017.
“Ya participé en los Evita y gané dos medallas, una en salto en largo y otra en los 100 metros, así que ojalá este año pueda ganar otra vez. Es re lindo subir al podio y que te den una medalla, y además te re divertís con todos los chicos que conocés en el torneo”, asegura Facundo, que cursa en la Escuela Especial 2 y que a sus 16 años es uno de los más experimentados entre la masa de jóvenes llegados desde distintos puntos de la provincia.
Además de las pruebas de atletismo en la pista de la laguna Don Tomás y de las clasificaciones en natación en la pileta del club All Boys, este año se estrenó una disciplina: boccia. “Tiene varias similitudes con las bochas y a muchos les gustó. Fue la primera competencia que se hizo en la provincia así que creo que va a ir creciendo el entusiasmo para practicarlo”, destacó Romina sobre un deporte en el que participan personas en silla de ruedas que tienen parálisis cerebral y otras discapacidades físicas severas.
Ian tiene 16 años y llegó desde Miguel Riglos. Estudia en el Instituto General José de San Martín y colabora en el cuartel de Bomberos Voluntarios de la localidad. En los Juegos compitió por la mañana en estilo libre y en espalda en la pileta y ya por la tarde se prepara para el lanzamiento de bala. “El año pasado clasifiqué para los Evita y fue espectacular, gané una medalla de oro y una de plata y este año quiero repetir porque competís con chicos de todo el país y conocés mucha gente. En Riglos me re felicitó todo el pueblo”, dice ilusionado.
A partir de hoy comienzan en Río de Janeiro los Juegos Paralímpicos. Habrá 4.350 deportistas de 175 países que participarán en 528 pruebas con medalla repartidas en 22 deportes: básquet en silla de ruedas, ciclismo, fútbol-5, fútbol-7, atletismo, natación, tenis en silla de ruedas, rugby en silla de ruedas, esgrima en silla de ruedas, tiro olímpico, tiro con arco, boccia, tenis de mesa, hípica remo, tiro con arco, tiro olímpico, voleibol sentado, vela, halterofilia, goalball, triatlón y piragüismo.
Una cita planetaria con la elite deportiva de la discapacidad pero con el mismo espíritu de acá a la vuelta, el que se vivió en la pista de la laguna Don Tomás donde la medalla de oro se la quedaron las ganas y el esfuerzo de ir para adelante. Y si no que lo diga Agostina, que sueña despierta con lo que puede venir. “Sería hermoso ir a otro país algún día y poder competir en los Juegos, la ilusión no te la puede sacar nadie”.