Los chicos de la Villa Casa de Piedra

Un proyecto de tres alumnos de Casa de Piedra ganó el “Aprender a Gobernar” y ellos contaron cómo es vivir en un lugar en el cual hay 30 adolescentes, no existen “previas” ni boliches y donde el lago invita a disfrutar.
En total son 160 habitantes, de los cuales 30 son adolescentes que asisten al secundario, hay 20 chicos en el nivel primario y 10 niños en el jardín de infantes. Esa es una parte de la población que conforma la Villa Casa de Piedra, que justamente hoy festeja sus 10 años de vida y que hace unos días obtuvo un reconocimiento a través de tres chicos que pensaron un proyecto tan útil como posible: tener otra plaza para que los niños del pueblo más joven de La Pampa jueguen tranquilos rodeados de un paisaje de postal.
“Para nosotros venir a participar ya fue espectacular. Estábamos re contentos y no teníamos muchas expectativas más allá del hecho de viajar y estar, así que cuando nos eligieron ganadores del ‘Aprender a Gobernar’ no lo podíamos creer, sobre todo porque los que votan son todos los chicos y chicas del resto de la provincia”, contó Benjamín Leonar, de 16 años, que junto a Alejandro Villa (18) y Nahuel García (16) obtuvieron el premio mayor del certamen que reunió a unos 200 adolescentes con 79 proyectos llegados desde 30 localidades diferentes y de más de 40 colegios de la provincia.
“El proyecto se llama ‘Una placita para mi barrio’ porque en la Villa hay sola una plaza, pero está en el camping que es el lugar donde paran los turistas durante todo el año. El problema es que está sobre la ruta y los chicos no pueden ir mucho porque los padres no quieren dejarlos solos con gente que está de paso”, explicó Benjamín.
“Nuestra idea es tener otra plaza. La intendencia nos dio un terreno y ya se diseñó la plaza-parque con juegos para los niños, aptos para esa edad porque los adolescentes podemos ir a la plaza que ya existe y usar ese espacio para nosotros”, agregó Alejandro sobre el proyecto que, al ser elegido, tiene como premio la financiación del gobierno provincial para que la obra se lleve a cabo.
Casa de Piedra se ubica a 400 kilómetros de Santa Rosa y se fundó en 2006 con la intención de crear un sitio turístico con el atractivo de un lago artificial y un paisaje que invita al descanso y al disfrute de la naturaleza en el lugar que conecta La Pampa con el Alto Valle de Río Negro.
En Casa de Piedra viven familias cuyos adultos se ocupan en distintas actividades y los adolescentes se adaptan a un lugar que en algún punto se asemeja a una aldea, con el agua como punto de encuentro.
“Es un pueblo muy tranqui, crecés en otro ámbito, no salimos mucho, no hay boliches ni nos juntamos a tomar ni nada de eso. Nosotros venimos acá y los chicos te cuentan otra cosa y ‘wow’, es otro mundo, pero a mí me encanta vivir ahí por la tranquilidad, por el paisaje. Te conectás mucho con la naturaleza”, contó Benjamín.
“Somos cerca de 200 habitantes, así que es súper tranqui. En el verano es lo mejor porque hay mucho movimiento y mucho turismo, se disfruta el lago y las actividades acuáticas. Te tenés que adaptar a esa vida y además tenemos el Poli (Polideportivo) para hacer deportes, pileta, gimnasio. Para nosotros es un incentivo haber ganado porque también es una forma de que en el resto de la provincia conozcan Casa de Piedra”, resaltó Alejandro sobre una zona desértica que cuenta con un sistema de riego y en la que en la actualidad crecen distintos desarrollos productivos como la elaboración de vinos de alta gama y plantaciones de hortalizas como cebollas y zanahorias.
La Villa tiene cerca a Puelches, Gobernador Duval y 25 de Mayo y también General Roca, en la vecina Río Negro. “Muchas veces vamos a General Roca, que está a 100 kilómetros, para pasear y hacer algo distinto. Santa Rosa nos queda muy lejos así que no son muchas las oportunidades de viajar”, señalaron los tres chicos bajo la sombra del predio del Recreo Mercantil, minutos después de quedarse con el primer premio.
En Casa de Piedra también hay un hotel, un centro de atención médica, un cuartel de bomberos y un alojamiento para los turistas, una infraestructura que no muchos pampeanos conocen.
“Hablamos mucho con los chicos de otros pueblos y ciudades y nos preguntaban de todo. La mayoría conoce por nombre a Casa de Piedra pero no viajaron nunca; estaría bueno que se incentive más eso, que vayan los colegios y se difunda lo que hay allá”, dijo Nahuel.
El cambio de modalidad en el Aprender a Gobernar también benefició a los chicos que en años anteriores no tuvieron demasiadas chances de ser los elegidos. “Antes había ciudades que llegaban con varios proyectos y a la hora de votar se elegían entre ellos, entonces a los de lugares más chicos se nos complicaba porque éramos un solo equipo. Este año no se podía votar al de un mismo lugar así que fue más democrático”, valoraron.
¿Cómo incentivarían a la gente para que vaya a Casa de Piedra?
“Hay que ir, las familias, los adolescentes, los chicos. Es un lugar para conocer y en el que se pueden hacer muchas cosas. Ya viene el verano y el lago se disfruta muchísimo”, resaltó Benjamín sobre el encanto de la Villa. “Y además van a poder disfrutar de un lugar nuevo”, agregó oportuno Alejandro sobre el pasaje extra que se llevaron en la valija: una placita para el barrio.