Un amor de pantalla y papel

Leer libros y comentarlos en un video es básicamente lo que hacen cuatro jóvenes ‘booktubers’ que estuvieron en la Feria del Libro de General Pico. Una tendencia que convive dentro de una pareja exitosa de literatura y tecnología.
Pregunta número uno: ¿qué es un booktuber? Pregunta dos: ¿qué hacen? Pregunta tres: ¿Es verdad que los adolescentes no leen? Hay muchas más, pero es necesario saber que el gran éxito y furor en las ferias del libro más importantes lo protagoniza la literatura juvenil y las grandes editoriales fijan allí sus ojos ávidos de taquilla. Y obligan a posar la mirada sobre un fenómeno que es de chicas y chicos que viven sin contradicción la relación entre un papel escrito y una pantalla titilante.
“Un booktuber es un chico o chica, en promedio de entre 14 y 25 años, que lee libros y hace una reseña en un video que sube a su canal de YouTube. Sus seguidores hacen comentarios y sugerencias y se conforma un grupo de lectores que se junta en Internet. En mi caso también comento comics y otras cosas que me gustan como series y películas de superhéroes”, explica Antonella Romano que tiene 20 años, vive en la ciudad bonaerense de Vicente López, estudia Comunicación Social y tiene casi 4.200 suscriptores en su canal de la plataforma de videos.
Guillermina Valdata (20 y vive en la zona bonaerense de Ezeiza), Matías Gómez (21, de Campana) y el cordobés Augusto Funes (18) estuvieron junto a Antonella en el Centro Cultural Médano de General Pico, en la reciente Feria del Libro provincial donde los booktubers fueron una de las novedades en el marco de un evento que reunió tantas actividades como artistas valiosos que valió la pena ver, escuchar y leer.
“Lo que hacemos es generar interacción: yo recomiendo algo y a mí me recomiendan, y en mi caso me gusta dejar un mensaje más allá de una reseña o comentario, me gusta que la gente que me sigue reciba algo. Por eso esto no es un pasatiempo, lo tomo con la mayor responsabilidad”, resalta Augusto que estudia Publicidad y deja en claro que lo que hacen se diferencia claramente de los ‘Youtubers’, los jóvenes exitosos que con cualquier excusa suben videos personales y generan millones de seguidores fanáticos.
Matías Gómez es una especie de Messi entre sus pares. En la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires en 2015 fue elegido como “El booktuber” del evento y, desde entonces, su imagen y sus palabras se multiplicaron, incluso en el paso hacia una profesionalización en esa tarea de leer, contar, opinar y grabar videos para un canal que tiene casi 62 mil suscriptores.
“Gracias a mis videos pude entrar a trabajar a una editorial, lo hago en la parte comercial. Hoy las editoriales nos tienen muy en cuenta porque la literatura juvenil es lo más exitoso, cada Feria del Libro se convierte en un furor de chicos y chicas que siguen una saga o autor preferido. A nosotros nos mandan libros, elegimos cuáles nos interesan y comentamos. Yo empecé con los videos a los 15 años y fuimos creciendo, nuestros gustos cambiaron pero básicamente nos gusta leer, y en Internet podemos juntarnos, formamos una comunidad. Creo que este fenómeno booktuber está en evolución constante”, analiza Matías, que estudia Diseño de Imagen y Sonido.
A Guillermina la siguen 19 mil suscriptores y sostiene su propia versión acerca de la opinión extendida -sobre todo en el mundo adulto- de que ‘los adolescentes no leen y están todo el día con el celular’. “Hay algo innegable y es la presencia de la tecnología, que hoy abarca a todos en todas las edades y en todas las clases sociales, pero creo que una de las claves es que se pueda elegir. A los chicos y chicas hay que darles opciones, no solo los clásicos como sucede en la escuela. Naturalmente la adolescencia es rebeldía, entonces la búsqueda va a ir por otro lado y creo que hay que acompañar ese proceso. No hay que cerrarse a nada, cualquier libro puede abrir puertas. Una buena opción que recomiendo es mirar películas que tengan su libro y después de la pantalla ir al papel a ver qué me agrega a esa historia que vimos”.
¿Y puede convivir el papel impreso con las pantallas?
“Nada se compara con el papel impreso. Para mí no va a desaparecer nunca el libro físico. Al que le gusta realmente leer nunca va a dejar de leer en el impreso. No podemos desconocer la tecnología, por supuesto, pero hoy el fenómeno editorial pasa por los libros juveniles, el formato sigue generando una enorme atracción entre las nuevas generaciones pese a todos los cambios. Se irá transformando, mutando, pero el papel va a seguir vigente. En mi caso siempre me gustó leer y me gustó la tecnología con eso de editar videos y otras cosas. Cuando vi lo que hacían los booktubers me animé y empecé yo”, contó Antonella que tiene su propio día para subir las reseñas y que también espera cada nuevo video de sus colegas.
“Me parece interesante -aporta Guillermina- la idea de ir a buscar a quienes leen, a quienes les gusta tener un libro en sus manos y eso lo ves a diario en el subte, en el colectivo. Hoy puede parecer una rareza porque la enorme mayoría está con la pantalla, pero el libro sigue ahí, ese encanto es un tesoro que, como nos pasa a nosotros, nos permite comunicarnos y generar un ida y vuelta que se traduce en las pantallas”. Que se traduce en un romance de papel y tecnología.