Saborido: “Vamos hacia una sociedad de modelos económicos más abiertos”

El profesor Jorge Saborido, otrora decano de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de La Pampa (a pesar de dar clases durante más de 29 años nunca fue propuesto como profesor consulto) dialogó, entre otras cuestiones, con Radio Noticias sobre la revolución rusa de 1917 -hace unos días se cumplió un siglo-.
En ese contexto, dijo que “cuando Lenin plantea la revolución imaginaba que iba a ser el primer paso hacia una revolución socialista mundial, hacia la revolución socialista de los reprimidos… pero la Unión Soviética quedó como una isla en medio de un océano capitalista”.
Por otro lado, si bien destacó algunos logros del kirchnerismo (en términos sociales y en la redistribución del ingreso), cuestionó su “verticalismo”, “autoritarismo” y la falta de un proyecto económico a largo plazo.
A su vez, manifestó que el gobierno de Macri no es neoliberal, “sino una alternativa que intenta insertarnos en el mundo”. “Vamos hacia una sociedad de modelos económicos más abiertos, aunque no sé si es bueno o malo”, sostuvo el licenciado en historia en “El Aire de la Mañana”.

¿Qué cosa deberíamos empezar a saber para entender estos primeros 100 años?

En principio, la revolución rusa es sin duda el acontecimiento más importante del siglo XX. Vos ponete a pensar en el surgimiento del fascismo, la Segunda Guerra Mundial, la descolonización, la Guerra Fría… el entusiasmo que generó la revolución rusa durante muchos años en ciento de millones de explotados y la significación de su fracaso. Si tenés que imaginar al siglo XX sin la revolución rusa no te alcanza la imaginación, todo giró alrededor de esos acontecimientos que se iniciaron en octubre del ‘17.

Todo giró en rededor a….
A partir de ese momento el sistema capitalista se encontró con un modelo alternativo. Si descontamos o dejamos afuera, lo cual es erróneo pero podemos hacer un ejercicio, los costos sociales hicieron que la Unión Soviética fuera la segunda potencia industrial del mundo en la década del ’30 y fuera un elemento determinante del triunfo de los aliados en la Segunda Guerra Mundial. Sin la batalla de Stalingrado tenemos que imaginar que el mundo hubiera sido bastante diferente.

¿En que derivó el triunfo bolchevique y lo que vino después?

En el libro planteo que después del triunfo bolchevique hubo por un lado la firma de la paz inmediata por parte de los rusos, el surgimiento de un modelo alternativo que por supuesto generaba reacciones. A la revolución a la revolución siguió una guerra civil y, un vacío internacional. Es decir, cuando Lenin plantea la revolución él imaginaba que iba a ser el primer paso hacia una revolución socialista mundial, hacia la revolución socialista de los reprimidos. La realidad fue que después de tres o cuatro años finalizada la guerra, pese a que estuvo a punto de triunfar una revolución en Alemania, la Unión Soviética quedó como una isla en medio de un océano capitalista….

¿En que momento estamos en la Argentina?

En esta situación estoy en posición difícil porque tengo un pie en cada lado de la grieta y termino siendo agredido por todos, parece que la ecuanimidad no es una virtud que se lleve en estos momentos . Yo no dejo de reconocer los avances que se produjeron en términos sociales y en redistribución del ingreso durante los primeros años del gobierno de Kirchner pero ese verticalismo, esa prepotencia en el ejercicio del poder y esa carencia de un modelo económico real… No había un proyecto económico a largo plazo, se movían en función de la coyuntura…. Estoy hablando de un modelo económico que no le veía destino. En lo político siempre he sido democrático, esta ida del verticalismo a mí me repugna. Lo que ocurrió, sobre todo en los últimos años, es que no se podía discutir nada.

¿Y hoy?
Yo no lo calificaría en este momento como modelo neoliberal. Es una alternativa que intenta insertarnos en el mundo. La alternativa de encerrarnos en nosotros mismos no es deseable. En cuando al ámbito político, creo que la posibilidad de discutir y haya un parlamento en el que se negocie, me parece positivo. Hay un intento que no lo puedo definir como neoliberal. Vamos a hacia una sociedad en términos económicos más abierta aunque no sé si es bueno o malo, ahora con todos los modelos económicos cerrados Argentina fue el símbolo universal del fracaso. No soy particularmente optimista pero el clima político es más amigable. Los últimos años del gobierno de Cristina (Kirchner) fueron excesivamente autoritarios…

ESCUCHA EL AUDIO DE LA ENTREVISTA A JORGE SABORIDO:

EL AIRE DE LA MAÑANA, RADIO NOTICIAS.