Aprobaron el pliego de Mac Allister para presidir el Tribunal de Cuentas

“Pretendo que el control sea integral, con eficacia, eficiencia y economicidad”, sintetizó la contadora María Alejandra Mac Allister, a la hora de defender su postulación al cargo de Presidente del Tribunal de Cuentas, cuyo acuerdo obtuvo un dictamen mayoritario, de los diputados que integran la comisión de peticiones, reclamos y acuerdos de esta Cámara, aconsejando su aprobación y uno en minoría, del Frepam, anunciando que fijarán posición en el recinto.
Asimismo, manifestó: “La verdad que estoy muy feliz, orgullosa y muy motivada por el momento que me toca vivir, estoy preparada para esto y además, mi orgullo es por ser la primera vez que en el Tribunal de Cuentas ejercerá la presidencia una mujer”.
“Tengo dos compromisos: con la conciencia de cada uno y con la ciudadanía pampeana porque el Tribunal de Cuentas cuida los fondos públicos. Creo mucho en el control integral”, continuó.
“Para lograr una impronta propia de nuestro Tribunal de Cuentas, hay varias cosas que uno debería imaginar, considerando que es una ley que tiene 40 o 50 años, aunque no por eso se han dejado de efectuar los controles. De todos modos a la ley hay que modificarla”, agregó.

Otras frases.
“Estamos hablando de cosas nuevas, de un control integral, de que los compartimentos estancos del Tribunal estén relacionados, de la trazabilidad del expediente y de la auditoría de datos. Hay un montón de cosas para trabajar.

“Este es el único Tribunal de Cuentas que hace un control previo al dictado del acto administrativo, es entonces cuando empieza el control en la relación entre el Estado y los particulares.

“Luego le sigue otra instancia que es el Juicio de Cuentas, que es un control jurisdiccional.

“Y están los controles de auditorías, que ojalá puedan ser alguna vez aprobadas por ley. Pero de todos modos tenemos potestad para hacerlas y las hacemos.

“Contamos con un equipo profesionalizado, técnico y muy comprometido.

“Es necesario que las autoridades municipales y de comisiones de fomento, como así también de organismos que entregan subsidios se capaciten para llegar a buen término en cada instancia de control, porque controlarlos hay que controlarlos.

“Si se pretende entender al control de gestión como una administración paralela, eso no corresponde, el Tribunal de Cuentas no está para eso.
“Si bien hoy por hoy es la Sala I del TdC el que controla al Poder Ejecutivo y la Sala II, la que controla al Poder Legislativo, y la unificación de ese control es una posibilidad, debo decir que hoy los datos igual se cruzan.

“Cuando hay situaciones especiales como podría ser si el gobernador dictara la ley de emergencia por las inundaciones, con ese decreto ya el Tribunal de Cuentas aprobaría todo lo que se compre, ya ha pasado, cuando hubo desabastecimiento de medicamentos, por ejemplo, o para la compra de fardo, en alguna otra inundación o situación de sequía.

“El Tribunal de Cuentas es el guardián de la vitrina pública, y yo seré guardián de las cuentas públicas”.

Compartir