A 10 años de la muerte de Nora Damasso, la Justicia apunta al viudo

El fiscal de Río Cuarto, que investiga el asesinato de Nora Dalmasso, del que se cumplen 10 años, anunció que va a ordenar nuevos cotejos de ADN sobre un pelo encontrado en la escena del crimen y defendió su “postura” de imputar al viudo Marcelo Macarrón en base a prueba científica “irrefutable”.
Sin embargo, la defensa de este único acusado sostuvo que la Fiscalía “está perdiendo valioso tiempo” con los nuevos peritajes genéticos.
“No puedo cerrar la investigación hasta que lleguen los informes solicitados a Uruguay y vamos ordenar otros cotejos genéticos del pelo que no es de Macarrón”, dijo en conferencia de prensa el fiscal riocuartense Daniel Miralles.
Dicho cabello fue encontrado en la escena del crimen, junto al cadáver de “Norita” (51), y será cotejado con el perfil genético de todas aquellas personas que estuvieron presentes en ese lugar cuando se descubrió el homicidio.
El fiscal Miralles comentó que a 10 años de cometido “no está claro” el móvil del crimen aunque afirmó: “Mi postura es bien definida, es la imputación de Marcelo Macarrón”.
Para el funcionario judicial la situación del viudo “está comprometida” ya que “el material genético lo ubica en la escena del crimen” y eso es “una prueba científica irrefutable. Si no considero eso estaría con una venda en los ojos”.
Respecto a los datos solicitados a Uruguay, Miralles recordó que se trata de “informes sobre teléfonos, pasos migratorios, de meteorología y de la Fuerza Área”, que apuntan a comprobar si tal como siempre aseguró Macarrón (57), éste estuvo en Punta del Este al momento del crimen.
La hipótesis del fiscal es que el viudo pudo haber realizado un viaje en una ventana horaria de seis horas desde dicha ciudad uruguaya a Río Cuarto, asesinar a su esposa y volver al vecino país donde disputaba un torneo de golf, el cual finalmente ganó.

Compartir