“Las calles seguirán hundiéndose y a fin de año será imposible transitar”

EL INGENIERO CRESPILLO TRAZA UN PREOCUPANTE PANORAMA PARA SANTA ROSA

Raúl Crespillo es el profesional elegido por el gobernador Carlos Verna para que participe por la Provincia en la comisión técnica con la Municipalidad de Santa Rosa para afrontar la emergencia sanitaria de la ciudad capital.
Entrevistado por Radio Noticias, Crespillo anticipó que “las calles seguirán hundiéndose y a este paso a fin de año será imposible transitar, porque no habrá asfalto, sólo cráteres”.
Sobre la rotura de la calle Falucho, dijo que la cañería que se va a reemplazar tiene entre 30 y 40 años, por encima de su vida útil, situación que se repite en el centro de la ciudad, donde los ductos tienen más de 70 años.

Laguna Don Tomás.
¿Qué hacer? Crespillo recordó que en diciembre de 2014 hizo una advertencia “que no se hizo carne en los funcionarios: la necesidad de bajar la laguna Don Tomás. “Dije que con un primer paso se comenzaba a caminar con alguna dirección, pero comenzó una discusión y una resistencia al respecto”.
“La mayoría empezó a hablar de los pescaditos, del canotaje, del lugar para el fin de semana, aspectos no relevantes frente a que no tenemos más remedio que deprimir el nivel de la laguna y disminuir así la capa freática en su alrededor”.
“Esta es una parte de la solución: bombear el agua al Bajo Giuliani, porque no hay otro lugar. Y una vez funcionando el sistema actual y otro nuevo, podemos comenzar a empezar trabajos de depresión las napas de toda la ciudad”.
El ingeniero agregó que en muchas zonas”hay burbujas de agua colgada del suelo y deben sacarse mediante bombas, enviándola a la laguna y de allí al Bajo Giuliani”.
Acotó que un “punto crítico” es la lluvia que deriva a la laguna, por lo que deben ponerse esfuerzos en ese sentido. Pero, aclaró, “no hay una sintonía perfecta entre todos los que deben participar en esto”.
“El bombeo al Bajo Giuliani se hizo hace 30 años y como forma provisoria. Los geólogos dicen que hay pérdidas en el bombeo y que el agua que sacamos de la laguna se la estamos inyectando al Barrio Empleados de Comercio, por eso hay que hacer un sistema nuevo y readaptar el existente”.
Crespillo dijo que el Barrio Almafuerte “históricamente tuvo un conflicto, porque está en un nivel muy bajo con la laguna y sufrirá problemas como los que vemos en la calle Falucho, al igual que otros puntos de la ciudad”.
Explicó que no veía inconvenientes con el Megaestadio, porque por allí no hay cañerías y sus fundaciones “deberían comportarse bien”.

Tres mil millones.
“Hace dos años di un número por el que fui muy criticado: que se necesitaban 1.500 millones de pesos para las obras de infraestructura sanitaria. Ahora digo que se necesitan tres mil millones porque en la medida que demoramos en tomar decisiones la consecuencia es que aumenta en forma geométrica el costo de la reparación”, afirmó el ingeniero Crespillo.
Y lanzó otra advertencia: “Deberíamos revisar la viabilidad de la ciudad con las tasas que actualmente se cobran. Con lo que pagamos y muchos no pagan, el sistema de saneamiento es muy difícil de mantener y de persistir esta situación nos vamos a encontrar con la ciudad devastada, necesitaremos fondos externos para bancar esta situación y también vamos a tener que analizar qué aportaremos para hacer sostenible el sistema de saneamiento de la ciudad”.

falucho3

Acuerdo por la división de tareas
El Ministro de Obras Públicas, Julio Bargero, el titular de la APA, Julio Rojo y el intendente Leandro Altolaguirre acordaron ayer la división de tareas para hacer frente al saneamiento ambiental de la ciudad: la Provincia instalará los medidores de micromedición de agua, reparará las bocas de registro de la red cloacal y se abocará a bajar el nivel de la laguna Don Tomás. El Municipio, por su parte, deberá renovar las estaciones de bombeo de la planta de tratamiento y construir un nuevo cuenco en el norte de la ciudad.

“Estamos flotando”, dice Altolaguirre

Para el intendente Altolaguirre la capital pampeana no se está hundiendo. “Estamos flotando”, dijo con respecto al problema de las napas y se quejó porque no se hizo el estudio de impacto ambiental sobre la ciudad del acueducto del Colorado.
“Esta problemática ya fue visualizada en el año 2000 por parte del gobierno nacional, cuando se iba a construir el Acueducto del Río Colorado. No se hizo el estudio de impacto ambiental sobre la ciudad por el mayor uso del agua, el crecimiento de la laguna y la eliminación de la evo-transpiración”, explicó el jefe comunal en una entrevista con Radio Noticias.
Recordó que en muchos lugares la napa pasó de estar a 20 metros del nivel del suelo a llegar a la superficie y que por eso, antes de asumir como intendente, hubo un acuerdo con la UNLPam para hacer un mapeo de la ciudad y comenzaron reuniones técnicas para ver qué medidas tomar para deprimir el nivel freático.
“El tema no es deprimir por deprimir, porque rajaríamos la mitad de la ciudad por el nuevo asentamiento del suelo”, acotó Altolaguirre.
La comuna capitalina, en conjunto con Provincia, pergeñaron un programa de contingencia ante la emergencia sanitaria que contempla obras por 200 millones de pesos en los próximos 18 meses. Que el tema será motivo de una nueva gestión de ambos gobiernos ante el nacional.
“Estos 200 millones son para emparchar y que aguante la ciudad lo más posible”.
Expresó que el gobierno pampeano hizo figurar 20 millones de pesos en el Presupuesto 2016 para obras de contingencia, más otros 40 para el año próximo. “Esperamos conseguir fondos de emergencia por los que nos hace falta, siendo lo más oneroso el tema del bombeo al Bajo Giuliani”.
El intendente estuvo el lunes en Buenos Aires, donde además de participar de un encuentro del ministro Frigerio con jefes comunales de 50 ciudades, también realizó gestiones ante el Banco Nación para un eventual “leassing” para la compra de equipos y también ante la Cancillería sobre programas de las Naciones Unidas.