A los 89 años falleció el actor Martín Landau

A los 89 años, murió el actor estadounidense Martin Landau, una de las grandes figuras de Hollywood, que fue dirigido por Alfred Hitchcock, Woody Allen, Francis Ford Coppola y Tim Burton, entre otros.
El deceso, de este actor que tuvo muchas idas y venidas en su carrera, fue provocado por causas naturales y ocurrió tras algunas complicaciones por las que fue hospitalizado en el UCLA Medical Center, un hospital ubicado en el campus de la Universidad de California, informó su publicista.
Nacido el 20 de junio de 1928, en Brooklyn, a los 17 años fue contratado como caricaturista e ilustrador del periódico New York Daily News, donde trabajó durante cinco años, mientras soñaba con la actuación.
En ese sentido, su primera incursión llegó cuando cumplió 23 años, y en la naciente televisión blanco y negro apareció en el elenco de “Detective Story” y ese mismo año subió a escena en Broadway en “First Love”.
Con Paddy Chayevsky en 1956 y 1957 en teatro, Landau fue una de las figuras de una memorable puesta de “Middle of the Night”, tiempos en los que conoció a otra actriz, Barbara Bain, con la que se casó.
Formado en el Actor’s Studio, muy joven todavía participó en numerosas series, en particular las del universo western, hasta que en 1959 Alfred Hitchcock lo conovocó para un rol de villano en “Intriga internacional”.
Sin embargo, volvió a la pantalla hogareña con numerosas apariciones en las series: “Randall, el justiciero”, “Caravana”, “Aventuras en el Paraíso”, “Bonanza”, “El hombre del rifle” o “Los invasores”.
Su segunda aparición importante en el escenario fue en la obra, “Cleopatra”, encabezada por Richard Burton y Elizabeth Taylor, en la que encargó al General Rufio, un militar romano a cargo de tropas en Egipto.
Al promediar la década del 60, Landau se destacó con el papel de Caifás en “La más grande historia jamás contada”, un relato bíblico acerca de Jesús, que dirigió George Stevens con un elenco multiestelar.
Más allá de estas apariciones especiales en televisión y un puñado en el cine, su personaje clave fue el de Rollin Hand, especialista en cajas fuertes de la serie “Misión: Imposible”, entre 1966 y 1969.
A este papel que terminó por imponerlo en los hogares de todo el mundo, siguieron otras numerosas apariciones en “El Súper Agente 86”, “La ley del revólver”, y en especial la fantástica “Space: 1999”.
Tanto en “Misión: Imposible” como en “Space: 1999”, Landau apareció junto a su esposa Barbara Bain, pero al terminar la segunda, no tuvo demasiada suerte, una larga y sombría racha que terminaría en 1988.
De esta etapa son series como una nueva versión de “La dimensión desconocida”, un telefilme con el Kung Fu de David Carradine, y la vuelta de “Alfred Hitchcock Presenta”, entre muchas otras.

Primera oportunidad.
La oportunidad se la dio Francis Ford Coppola con un papel importante en “Tucker: Un hombre y su sueño”, por el que fue candidateado al Oscar, y Woody Allen para el que fue Judah Rosenthal en “Crímenes y pecados”.
El de Abe según Coppola, y el de oftalmólogo capaz de transgredir las reglas morales y ser atormentado por su secreto en la de Allen, le valieron dos nominaciones consecutivas al Oscar.
En 1994 Landau tuvo la oportunidad de recrear a Bela Lugosi, en su etapa decadente la biopic del cineasta de clase B “Ed Wood”, de Tim Burton, por el que ganó finalmente el premio Oscar como mejor actor de reparto.
Había sido elegido para ser el Sr. Spock en “Viaje a las estrellas”, pero desistió para quedarse con el de “Misión: Imposible”, por la que fue candidato el Emmy tres años seguidos, y que abandonó con su esposa por cuestiones salariales.
Más tarde sería Gepetto en “Las aventuras de Pinocho”, de Steve Barron, apareció en la versión para cine de “X Files” y nuevamente con Tim Burton en “La leyenda del jinete sin cabeza”, así como también dobló animaciones y puso su inconfundible voz en varios documentales.
Más recientemente apareció en “The Last Poker Game”, junto a Paul Sorvino, que se proyectó en el Festival de Cine de Tribeca, y en “Remember” de Atom Egoyan y otros títulos poco difundidos.
En los últimos meses había participado en un largometrajes que actualmente está en etapa de posproducción, “Whitout Ward”, y estaba contratado para “Nate & Al”, que hubiese rodado en 2018. (Télam)