A los 91 años murió Jerry Lewis

EL ASTRO DE "EL PROFESOR CHIFLADO" Y "EL REY DE LA COMEDIA" FALLECIO EN LAS VEGAS

El actor estadounidense Jerry Lewis, figura central de exitosas comedias como “El circo de tres pistas”, “Artistas y modelos”, “El terror de las chicas”, “El profesor chiflado” y “El rey de la comedia”, considerado como una de las grandes figuras de Hollywood en las décadas del 50 y 60, falleció ayer en Las Vegas, Nevada.
El deceso ocurrió en la madrugada de ayer, según informó su agente de prensa, y posteriormente la revista Variety, en vísperas de participar del teletón -maratón televisiva- que hace más de medio siglo viene encabezando anualmente destinado a recaudar fondos para la lucha contra la distrofia muscular.
Durante el último medio siglo, el actor que nació como Joseph Levitch, el 16 de marzo de 1926 en Newark, luchó contra la dependencia a medicamentos que le fueron indicados para el tratamiento de sus múltiples complicaciones de salud, que lo afectaron seriamente.
En los últimos años sufrió cáncer de próstata, una úlcera estomacal, un ataque al corazón, una fractura en la columna y una grave enfermedad pulmonar y reconoció, en una entrevista de The Hollywood Reporter, que trabajó “en las más duras condiciones” y que cuando salía al escenario, “los dolores desaparecen”.

Un poco de historia.
Lewis se incorporó al mundo del cine muy joven, en 1946, cuando el famoso productor Hal Wallis lo vio actuando en Copacabana y en Slapsie Maxie’s formando dúo con Dean Martin, augurándole un futuro similar al de los consagrados Bob Hope y Bing Crosby.
Hijo de padres judíos vinculados al espectáculo, nació en Newark, en el estado de Nueva Jersey, y muy niño ya cantaba en giras, dejó el colegio poco año antes de terminar sus estudios, y se dedicó a practicar la interpretación, simulando detrás de los escenarios que hablaba o cantaba haciendo fonomímca.
El debut del dúo se produjo en 1949 en el filme “Irma se desenreda”, a la que siguió una secuela, y otros largometrajes durante los siguientes seis años, en los que los comediantes construyeron una leyenda que terminó cuando Lewis le recriminó a Martín haberlo usado para lograr una ventaja incluso económica.
De esa época son clásicos como “El tonto del batallón”, “Artistas y modelos”, “Llegó el lechero”, “Camino de Bali”, “Qué suerte tiene el marino”, “Muertos de miedo”, “Más vivos que muertos”, “Qué clase de niño”, “El rabo de la estrella”, “El circo de tres pistas”, “Artistas y modelos”, “Déjame solo” y “Entre la espada y la pared”.
A partir de 1956, cada uno de ellos siguió su camino en forma independiente, y recién dos décadas más tarde, y gracias a una mediación de Frank Sinatra, amigo de ambos, el dúo hizo las paces en un teletón de Lewis, que recaudó aproximadamente un millón de dólares para fines benéficos. (Télam)