“A mi hija la sigo buscando con vida”

Susana Trimarco desmintió que los restos encontrados en Macachín pertenezcan a Marita Verón, secuestrada el 3 de abril de 2002 y desaparecida desde entonces. Trimarco se presentó este martes en la Fiscalía Federal de Instrucción de La Pampa luego de ser convocada para aportar su ADN y reconocer una cadenita encontrada junto a restos óseos hallados en el sótano de un prostíbulo abandonado en la localidad de Macachín.
A fines del año pasado recibieron la información que en el sótano de dicha localidad se habían descartado los cuerpos de dos personas, y un anónimo sostenía que se trataba de Marita Verón. Sin embargo, ni Susana ni los abogados de la causa dieron demasiado crédito a las versiones. “He visto la cadenita y no era de Marita. Aún están haciendo los análisis de los restos encontrados pero no se trata de mi hija”, sostuvo determinante la presidenta de la Fundación María de los Ángeles. “A mi hija la sigo buscando con vida”, sentenció.
De todas maneras, se presentó ante la Fiscalía una carpeta con los datos genéticos de Marita y sus huellas digitales, para que queden archivados en casos de que se necesite cotejar con futuros hallazgos.
Más allá de la negativa en la identificación, Trimarco remarcó a modo de cierre: “Los huesos encontrados son de una persona, y es deber de la Justicia investigar hasta las últimas consecuencias a quién pertenecen. Es su derecho y el de la familia que la o lo esté buscando”.

Compartir