A pesar de su cirugía, cayó uno de los sicarios más buscados de América Latina

Un sujeto de 35 años conocido como “Servando”, y quien sería uno de los ocho prófugos más buscados de Perú por casos de robo agravado y asesinatos por encargo, fue detenido en las últimas horas en el barrio porteño de Recoleta.
Según informaron fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación, el detenido, identificado como Bhel Bhoy Arbín Santillán Ríos, estaba prófugo de la justicia peruana desde noviembre de 2015, luego de fugarse del área de cirugías del Hospital Nacional “Daniel Alcides Carrión”, de Bellavista en Perú, donde estaba internado.
La detención fue realizada en la intersección de las avenidas Del Libertador y Callao, luego de una exhaustiva investigación que fue supervisada por el Ministerio de Seguridad y tras la pista que Santillán Ríos habría entrado al país en noviembre del año pasado con un documento falso emitido en Bolivia.
El ahora detenido está acusado también de asesinar a un oficial de la Policía Nacional de Perú y sobre él pesaba una circular roja de Interpol y una recompensa de 100.000 soles a cambio de información sobre su paradero.
“Servando”, según las fuentes, había ingresado al país tras haberse realizado varias cirugías para cambiar su fisonomía.
Según un informe de la prensa peruana, Santillán Ríos habría gastado entre 5 mil y 10 mil dólares para cambiar su apariencia y continuar en libertad.
Antes de ser capturado en el barrio de Recoleta, el prófugo que vivía en un departamento ubicado en Avenida Del Libertador al 1000, intentó escaparse, pero fue rápidamente reducido por efectivos de la Policía Federal.
Los investigadores pudieron reconstruir que el delincuente había escapado de Perú hacia Paraguay; y luego, habría viajado a Bolivia donde se hizo un documento con una identidad falsa.
“Servando” es sindicado en su país como sicario, asaltante de cambistas y bancos, y la última vez que se escapó lo hizo con la ayuda de sus cómplices.
El 18 de noviembre de 2015, Santillán Ríos, que estaba condenado a siete años de prisión por tenencia ilegal de armas de fuego, se escapó del hospital Carrión, con la ayuda de sus cómplices que llegaron fuertemente armados a la institución para liberarlo.
A “Servando” se lo acusa además de formar parte de la Banda Barrio King, liderada por Gerson Gálvez Calle Caracol, un peligroso delincuente peruano, con el que habría cometido delitos de robo agravado y de narcotráfico.

Compartir