A un año de la muerte de Aylan, su padre dijo que “nadie hace nada” por Siria

Al cumplirse mañana un año de la muerte del pequeño refugiado sirio Aylan Kurdi, cuya fotografía, tirado boca abajo en una playa turca, conmocionó al mundo, su padre denunció el fracaso mundial para detener el derramamiento de sangre en Siria, donde “la gente sigue muriendo y nadie hace nada”.
En una entrevista publicada por el diario alemán Bild, Abudllah Kurdi, de 41 años, que también perdió a su esposa y a otro hijo de cinco años en el mismo naufragio en el que murió Aylan, dijo que vive sin consuelo desde aquel fatídico intento de llegar a las costas de Grecia desde Turquía para refugiarse en Europa.
Los políticos dijeron después de las muertes en mi familia: ‘¡Nunca más!'”, contó el kurdo-sirio, pero ninguna de esas promesas se cumplieron y la crisis humanitaria se agravó en el último año.
“Todo el mundo afirmaba que querían hacer algo porque la foto los tocó tanto. Pero, ¿qué está pasando ahora? La gente sigue muriendo y nadie está haciendo nada al respecto”, remarcó el hombre que vive solo en un departamento en Erbil, en el norteño Kurdistán iraquí, en un complejo vigilado por fuerzas kurdas.

Foto.
El 2 de septiembre de 2015, la foto del pequeño cuerpo de Aylan, sin vida y con su cara hundida en la arena de una playa de la ciudad turca de Bodrum, se viralizó como una de las imágenes más lacerantes y simbólicas de la crisis humanitaria de inmigrantes y refugiados, revelando la inacción política de Europa.
Para el padre de Aylan, oriundo de la comunidad kurda de Siria y uno de los dos sobrevivientes de la tragedia del mar Egeo, estuvo bien que la foto de su hijo se haya publicado en todo el mundo.
“Estas cosas deben ser mostradas para dejarle claro a la gente lo que está pasando”, dijo y agregó: “Pero al final, el panorama no cambió mucho. El horror en Siria, finalmente, debe parar.”