Abogado de Pérez Corradi estimó que su cliente “está muy lejos de tener una condena por ahora”

El abogado Carlos Broitman, uno de los defensores de Ibar Pérez Corradi en la causa por el triple crimen de General Rodríguez, sostuvo hoy que su cliente “está muy lejos de tener una condena por ahora”.
Broitman también se refirió a las sucesivas indagatorias que Pérez Corradi realizó ante la jueza federal María Romilda Servini desde que pactó su entrega en Paraguay y fue remitido a la Argentina y dijo que “hay veces que se siente como si fuera ponerlo contra la pared para que informe”.
“Si pretenden que Pérez Corradi se constituya en representante de la UIF o del Ministerio Público, investigador, y le traigamos la fiesta terminada… póngalo en libertad”, dijo el abogado.
Consultado por radio Splendid sobre si creía que su cliente podía no ser condenado o si buscaba ‘una condena justa’, dijo: “Como abogado defensor jamás peleo por una condena. Creo que Pérez Corradi está muy lejos de tener una condena por ahora”.
Pérez Corradi ha prestado declaración indagatoria en la causa por el triple crimen de General Rodríguez, donde está imputado de ser el autor intelectual.
Sus dichos se extendieron durante más de seis audiencias en las que mencionó de manera constante al ex jefe de gabinete Aníbal Fernández.

“Ampliar la declaración”.
Incluso sostuvo que el ex jefe de Gabinete era “La Morsa”, un alias enigmático involucrado en e triple homicidio y en el narcotráfico y el negocio de la efedrina, quien según su versión se lo reveló el asesinado Sebastián Forza.
Además, a principios de este mes se supo que irá a juicio por lavado de activos, proceso que estaba demorado porque el imputado estuvo prófugo durante casi 50 meses.
El imputado pidió en los últimos días a través de sus abogados ampliar su declaración, pero el juez Sebastián Casanello no lo aceptó por entender que lo nuevo que pudiera aportar lo debería hacer ante el tribunal oral que lo juzgue.
Si bien la defensa apeló, la Sala II de la Cámara volvió a rechazar el planteo al sostener que “mientras estuvo a derecho durante la instrucción, el imputado tuvo oportunidad de ejercer -y así lo hizo- su defensa en forma eficaz”.
Mientras tanto, la jueza federal Servini evalúa la posibilidad de enviar a Pérez Corradi a una prisión común, al penal de Ezeiza, y quedarse así sin las ventajas del programa de protección de testigos. (DyN)