Acreditarán los planes sociales en los teléfonos de los beneficiarios

Con el objetivo de reducir el uso de billetes e incentivar la inclusión financiera, el gobierno nacional pondrá en marcha un novedoso sistema para pagar los beneficios sociales. Se trata de una aplicación que estará disponible en cualquier teléfono móvil y que puede ser utilizada como una verdadera “billetera digital”.
La ANSES acreditará los planes sociales a través de esta nueva tecnología y la gente luego podrá realizar compras -sobre todo de alimentos- utilizando el mismo circuito.
Según consignó Infobae, este sistema apunta a terminar con uno de los grandes costos que arrastra hace años la economía argentina: la enorme proporción en el uso del efectivo, sobre todo en un país de grandes dimensiones geográficas. La aplicación la desarrolló Nación Servicios, financiada por el propio Banco Nación, y se llama PIM. Y una de las grandes novedades es que no será necesario un costoso teléfono inteligente (smartphone) para poder utilizarla. Alcanzará con un teléfono básico, ya que tanto la acreditación del dinero como el uso posterior se puede efectuar a través de un simple mensaje de texto, o SMS.

“Dinero electrónico”
Como se estima que prácticamente toda la población tiene un teléfono celular, resulta mucho más fácil promover el uso de dinero electrónico por esta vía. Quienes empiecen a cobrar con este mecanismo no precisarán una cuenta bancaria asociada. De esta forma, se estaría dando un importante paso en el camino de la inclusión financiera.
La gente podrá pagar al comercio traspasando la plata de teléfono a teléfono, simplemente utilizando una clave de cinco números. Luego el comercio podrá pagar de la misma forma a sus proveedores.
Hasta ahora, PIM sólo fue presentado en Córdoba a modo de prueba piloto. En el mercado ya existen billeteras digitales como Todo Pago (lanzado por Prisma) y ValePEI (de Red Link), que van teniendo mayor penetración en el público. Pero se trata de un proceso que avanza en forma lenta. En cambio, con la posibilidad de pagar los planes sociales a través de este nuevo sistema, la apuesta es que se acelera en forma drástica la adopción de la tecnología para realizar transacciones.

Optativo.
Aunque la idea inicial que había en el Gobierno era que esta acreditación de fondos por teléfono sea obligatoria, finalmente se optó por un sistema optativo al menos en la primera etapa. También se eligió arrancar gradualmente con la incorporación de beneficiarios. Los primeros serán los que cobran el programa Progresar (jóvenes de 18 a 24 años que estudian) y Hogar (para las familias que deben comprar garrafas por no encontrarse dentro de la red de gas natural). Pero el objetivo es que en poco tiempo también se pueda transferir el dinero vía teléfono a quienes cobran la Asignación Universal por Hijo y finalmente (tal vez la etapa más difícil) los jubilados.
El fin es que la gente evite el uso del efectivo, lo que reduciría enormes costos para las familias y graves problemas logísticos para bancos y empresas.