Advierten que uno de cada cuatro adolescentes tiene trastornos en su modo de respirar

Un estudio fonoaudiológico realizado por la Dirección de Políticas de Salud Estudiantil de la Universidad Nacional de La Plata determinó que el 24,4% de los adolescentes, de los más de 10.000 que asisten a tres de los colegios de esa casa de estudios, no respiran correctamente lo que provoca otras complicaciones que afectan su calidad de vida.
El relevamiento que abarcó encuestas y exámenes fonoaudiológicos a 10.696 estudiantes secundarios determinó que respiran de modo bucal o mixto, y reveló que el 13% de los consultados tiene dislalias (alteraciones en la articulación de algún o algunos fonemas) o taquilalias (rapidez y volubilidad en el lenguaje); el 8,14% de los chicos realiza “deglución atípica”, y más del 6% tiene deficiencias en la voz.
Además, la mitad de los chicos evaluados tiene algún trastorno del habla, auditivo o para deglutir.
El relevamiento se realiza en todo el sistema pre universitario con el objetivo de detectar trastornos del habla y la voz, y de consignar aquellos problemas auditivos que afecten a los alumnos de los colegios secundarios dependientes de la UNLP.
“Es fundamental la tarea preventiva para actuar a tiempo y evitar consecuencias en la salud de los jóvenes. Los controles y el tratamiento realizado en el momento oportuno son fundamentales para lograr este objetivo”, señalaron desde la dirección de Salud.
En el Colegio de Fonoaudiólogos de La Plata coinciden con esa mirada y por eso dan capacitaciones en escuelas. “La presencia del profesional fonoaudiológico en la etapa educativa es clave para evitar secuelas”, aseguró la presidente del Colegio, Alejandra Morchón.
Hace 14 años el relevamiento comenzó con todo el alumnado del Colegio Liceo Víctor Mercante y del Bachillerato de Bellas Artes y luego sumó al Colegio Nacional Rafael Hernández.
La fonoaudióloga Valeria Albi, a cargo del relevamiento, explicó cómo funciona el control entre los alumnos del sistema preuniversitario. “En los casos en los que las patologías son dislalias, escasa modulación, disfluencia, taquilalia, bradilalia, respiración bucal / mixta o deglución atípica, se hizo la derivación a una fonoaudióloga. En los casos de disfonía o alteraciones en el timbre vocal, la derivación es a un otorrinolaringólogo, para evaluar si hay daño orgánico o si es un tema funcional”, agregó. (Télam)

Compartir