Agustina Paz y Tomás Aristimuño en un recital atípico

La joven cantautora y pianista Agustina Paz presentará su sugestivo tercer disco “Yugo” en el marco de un concierto “interactivo y circular” que hoy a las 21 en Santos Dumont 4040, junto a su colega Tomás Aristimuño, quien mostrará los temas de “Mortal atrás”, ambos con sus respectivos formatos en trío.
“Tomás es un artista afín, al igual que yo se permite elegir con libertad el sonido para canción, hay un cosa profunda en él, es como una energía implosiva, que crece hacia adentro, y eso es algo que tenemos en común”, sintetizó a Télam Agustina.
Ambos pertenecen a la escena de la música independiente, Paz nació en la localidad bonaerense de Norberto de la Riestra, y Aristimuño en Choele Choel, Río Negro, algo que marcó la infancia de cada uno “más cerca de la naturaleza y con otro ritmo al de la ciudad”, destacó Paz.
Juntos ofrecerán un concierto integral, una puesta escenográfica y teatral -según indicó la cantante, en donde los músicos estarán rodeados por juegos visuales de Felipe Alvarez Parisi en colaboración con Manuel Waldman.

Atípico.
La cantautora explicó que la idea es hacer un recital atípico: “Vamos a aprovechar que el espacio de Santos Dumont 4040 es muy versátil y que la música de los dos es muy climática para realizar una puesta más horizontal, en donde nosotros no vamos a estar ‘allá arriba’, sino que vamos a estar ubicados circularmente en en centro, además, van a ir pasando cosas entre la gente.”
En su flamante disco, la joven, que se formó como pianista en la música clásica, canta desde un color singular de voz, melodías etéreas en un puñado de sugestivas canciones, que “nacieron de distintos lugares, desde una idea que haya como un encuentro con un otro, y que ese encuentro tenga como distintas características geográficas”.
“Yugo” conjuga el pop, con la canción francesa. Aires folclóricos y latinoamericanos y cuenta con el aporte de Alejandro Terán, Grace Cosceri, Mr. Miguelius, Quintino Cinalli, Juampi de Mendonca y la murga La Imperio de la Avellaneda.

Compartir