Al menos 50 muertos tras un ataque armado durante un festival en Las Vegas

Un hombre armado protagonizó en Las Vegas el peor ataque en la historia de Estados Unidos, cuando disparó de manera indiscriminada contra miles de personas que participaban de un festival de música en Las Vegas y causó al menos 50 muertos y más de 400 heridos, en un hecho que conmocionó al país.
“En este momento hay más de 50 muertos y por encima de 400 individuos heridos”, informó la Policía Metropolitana de Las Vegas sobre la matanza que se inició poco después de las 22 de Nevada, en momentos en los que miles de asistentes presenciaban el cierre del festival de música “Route 91 Harvest”.
Según determinó la investigación, Sthephen Paddock, de 64 años, a quien la policía identificó como el autor del ataque, abrió fuego desde el piso 32 del hotel Mandalay Bay, ubicado muy cerca de The Trip, nombre del predio donde se desarrollaba el show.
En los videos difundidos en las redes sociales por los asistentes al show, puede verse que la balacera comenzó cuando estaba tocando Jason Aldean, quien se retiró corriendo del escenario cuando comenzaban las corridas del público para alejarse del lugar.
Los registros mostraron también como sonaban de manera casi ininterrumpidas las ráfagas de un arma automática o semiautomática en medio de las estampidas de los asistentes.
En una primera conferencia de prensa, el jefe de la Policía Metropolitana, Joe Lombardo, informó que “a través de la investigación logró determinarse que los disparos procedían del piso 32 del Mandalay Bay, así que los agentes acudieron, se enfrentaron al sospechoso en ese lugar y actualmente está muerto”.
En una comunicación posterior, se supo que al verse acorralado por un comando de los grupos de elite de la policía (SWAT, por su sigla en ingles) que llegó a la habitación desde la que disparaba, Paddock se suicidó.
La información oficial indica que el atacante se había registrado en el hotel el 28 de septiembre y que en la habitación se encontraron unas 10 armas de fuego.
A través de un comunicado oficial, la Policía Metropolitana de Las Vegas confirmó la información sobre las circunstancias en las que comenzó el ataque y elevó a 406 las personas atendidas por heridas y ratificó que hasta el momento, la cifra de muertos es 50.
Entre las víctimas mortales hay un oficial de la policía local y otros dos efectivos, todos ellos fuera de servicio, resultaron heridos.
Si bien los motivos del ataque son una incógnita, los investigadores aseguraron que Paddock actuó solo, lo que en la jerga policial estadounidense llaman un “lobo solitario”, lo que desmiente informaciones anteriores divulgadas por medios locales que habían interceptado las comunicaciones de radio de la policía y que apuntaban a dos posibles atacantes.
“En este momento no sabemos cuáles eran sus creencias”, dijo Lombardo respecto de la investigación que sigue abierta.
Dentro de la investigación, la policía cree haber dado ya con la acompañante del atacante, Marilou Danley, una mujer de origen asiático de 1,50 metros de altura y 50 kilos de peso que viajaba con él y que según algunos medios ya habría sido detenida.
Por el operativo de seguridad, la policía mantiene cerrado un amplio sector del sur del boulevar Las Vegas, la principal avenida de la ciudad del juego que constituye una de sus marcas más características por la sucesión de hoteles y casinos con sus anuncios luminosos.
El Departamento de Seguridad Nacional norteamericano aseguró que no existe alguna “amenaza creíble específica” que involucre a otros lugares públicos del país, lo que reafirmó la hipótesis de que Paddock actuó sólo.
En Washington, el vocero de la Seguridad Nacional, David Lapan, afirmó a través de Twitter que que ese organismo no tiene “información que indique una amenaza creíble específica que involucre a otros lugares públicos en el país”.
Según la Casa Blanca, el presidente Donald Trump ha sido informado de la “horrible tragedia” y se encuentra monitoreando la situación y ofreciendo todo el apoyo del gobierno a las autoridades estatales y locales.
A través de su perfil oficial de la red Twitter, habitual canal de comunicación, Trump le envió su “pésame y condolencias a las víctimas y familias del terrible tiroteo de Las Vegas”. “¡Que dios te bendiga!”, fue el mensaje presidencial.
Hasta el momento, la Casa Blanca evitó hacer algún comentario sobre las razones o causas del que ya se considera el ataque más mortífero de la historia moderna del país.
Por su parte, el gobernador de Nevada, Brian Sandoval, condenó el ataque en Twitter calificándolo como un acto de violencia trágico y abominable. “Nuestras oraciones para todos los afectados por este acto hostil”, señaló.