Alemania sufrió la mayor evacuación desde 1945 para desactivar una bomba de la Segunda Guerra Mundial

Especialistas en explosivos desactivaron una bomba de la Segunda Guerra Mundial, hallada en una obra en construcción en Frankfurt, Alemania, para lo que fue necesario desalojar de sus hogares a más de 60.000 personas en lo que constituye “la mayor evacuación en la historia del país después de 1945”, en un radio de 1,5 kilómetros, informaron autoridades locales.
Concluida la tarea, la población desalojada vuelve a sus casas tras la certeza de que la zona es completamente segura, informó el jefe de la Policía de esa ciudad alemana, Gerhard Bereswill.
Los técnicos especialistas desactivaron los tres detonadores que tenía la bomba, que era una mina aérea HC 4000 con 1,4 toneladas de explosivo TNT, que fue lanzada por los británicos durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) pero que no llegó a explotar al tocar tierra.
Los trabajos para desactivar el explosivo comenzaron a las 14.30 (hora local), dos horas y media más tarde de lo previsto porque algunas personas se negaron a abandonar sus viviendas y al menos un ciudadano fue detenido por “no querer salir de su casa voluntariamente”, reportó la agencia alemana DPA.
La actividad de los expertos duró más de cuatro horas y se realizó mediante una abrazadera de cohete con la que se desatornillaron los tres detonadores a distancia.
El alcalde de Frankfurt, Peter Feldmann, dijo a EFE que las labores constituyeron “un desafío” para la ciudad y que la Policía, el Cuerpo de Bomberos y la Cruz Roja trabajaron muy bien juntos.
Pese al retraso ocasionado por la actitud de algunos ciudadanos, Feldmann consideró que la reacción de la población de Frankfurt fue muy buena.
Feldmann hizo hincapié en que los costos no son importantes ahora y que lo importante es la vida humana.
La bomba fue descubierta durante unos trabajos de construcción en el barrio de Westend, en el noroeste de la capital financiera alemana, donde se ubica el campus universitario.
Según el rotativo alemán Bild, contendría “cerca de 1.400 kilos de material explosivo”.
Conocidas por su nombre en inglés como “Blockbuster”, esas bombas provocan tras la explosión una enorme onda expansiva que puede matar personas a gran distancia.
Su cometido era destruir en un radio de un kilómetro tejados, puertas y ventanas para potenciar el efecto de las bombas incendiarias lanzadas a continuación.
La mayor evacuación registrada hasta la fecha había sido a finales de 2016 en Augsburgo, cuando cerca de 54.000 personas fueron desalojadas de sus casas en plena celebración navideña.
Asimismo, en mayo de este año en Hannover 50.000 habitantes dejaron sus casas también por trabajos de desactivación de varias bombas de la Segunda Guerra Mundial.
En Alemania es habitual que las fuerzas de seguridad realicen ese tipo de evacuaciones por la aparición de bombas, que según los expertos serían unas 250.000 que fueron lanzadas por los Aliados durante esa guerra y que por algún problema técnico no explotaron y están ocultas en ríos, debajo de autopistas o viviendas.
Los aliados entregaron hace años a las autoridades alemanas miles de imágenes de zonas que fueron bombardeadas durante la Segunda Guerra Mundial y de este modo tienen una idea de dónde pueden estar.
Esos artefactos están sobre todo en la cuenca del Ruhr y la zona del Bajo Rin, pero también en grandes ciudades como Dresde, Hamburgo o Hannover, precisaron.
Las bombas se descubren habitualmente durante trabajos de construcción, pero también al analizar imágenes aéreas históricas.