Alfredo encontró a las chicas que les sacaron la última foto con su hijo

Dentro del dolor y la tragedia una historia tuvo un final feliz. Alfredo Tomás Daratha, papá de Fran, el joven que falleciera en un gimnasio de Eduardo Castex, finalmente encontró a las dos chicas que le tomaron las fotos junto a su hijo en una playa de Monte Hermoso. El pedido de Alfredo recorrió todo el país. El hombre había solicitado el paradero de las dos jóvenes que le sacaron fotos junto con su hijo días antes de la tragedia.
“Pude encontrar a las dos amables y dispuestas jóvenes que nos tomaron estas lindas, hermosas, eternas fotos allá en Monte Hermoso a Fran y a mi: esas fotos que fueron tomadas en momentos diferentes, lugares diferentes, con pocas diferencia horaria, con escasa diferencia geográfica, con detalles de cada momento, que solo con Fran conocemos, detalles pero todas con la misma alegría por estar juntos compartiendo, esas fotos que hablan por si mismas, dien muchas cosas, reflejan muchas cosas, esas fotos que traducen belleza, simpatía, simplicidad, humanidadcon la sola presencia de Fran”, escribió Alfredo en su cuenta de Facebook. Y amplió: “Pude encontrarme con Kika, pude encontrarme con Noe: con Kika en una ciudad, semana anterior, acompañada por su esposo y sus pequeñas, con Noe en otra ciudad, pocos días atrás, acompañada por su mamá, su hermana y un amigo”.
Alfredo continuó: “Compartimos un te, o un café, o algo para comer, según cada uno, según cada momento, cada día de encuentro, en ambos casos hablamos de los hermosos hermanos de Fran y de seguir adelante: en ambos casos dijeron muchos sinceros elogios, muchos sinceros y sanos piropos para Fran, le obsequié fotos, eligieron las que ellas tomaron, fotos que quedan guardadas en ese lugar de las cosas lindas, de las cosas importantes, de los afectos, muchas gracias Kika, muchas gracias Noe”.
El mensaje es más amplio, sentido y lleno de emoción para una búsqueda iniciada por todo el país y por gran parte de los argentinos que se unieron con el mismo fin: encontrar a aquellas dos chicas hacedoras de dos imágenes que quedarán guardadas en la memoria de toda una familia para siempre.