Altolaguirre habló de La Recova, la ex Casa Torroba, Viglizzo y de obras de integración con Toay

Altolaguirre estuvo el jueves en la ciudad de Buenos Aires, donde mantuvo una serie de reuniones en organismos nacionales en pos de conseguir fondos para enfrentar la emergencia sanitaria y emprender obras en conjunto con Toay.
También se encontró con el titular de la firma Fumalaro S.A., propietaria del edificio “ex Casa Torroba”, en pleno centro santarroseño, sobre el que hay una ordenanza declarándolo “de utilidad pública”.
Con respecto a ese tradicional edificio, que lleva varios años cerrado y resulta un peligro por su precaria condición física, el jefe comunal aclaró que la dueña de esa propiedad “no es una empresa dedicada a los negocios inmobiliarios, sí a la venta de indumentaria que elabora en el país o que importa, a través de una cadena de tiendas, una de las cuales tenía previsto instalar en Santa Rosa”.
“Hace unos años la empresa adquirió el inmueble. El presidente me contó que la intención, entonces, era poner una tienda, pero que la exigencia municipal de añadir una playa de estacionamiento subterránea, hizo que el proyecto comercial fuera poco rentable, por lo que se desistió instalarlo. Fumalaro, interesó luego a una empresa constructora local para hacer allí un edificio torre, cuya planta baja ocuparía la tienda, pero los avatares de la economía argentina volvieron a frustrar el emprendimiento”.
El intendente le planteó al directivo empresarial que la intención de la comuna es repotenciar esa zona de la ciudad, que hoy se ha convertido en “un obstáculo para la vida comercial de toda la zona alrededor”.
Hace unas semanas el cuerpo deliberativo local aprobó una ordenanza que declara a ese inmueble sujeto de utilidad pública. “No queremos expropiarlo, por eso propusimos que se haga allí una plaza seca o una playa de estacionamiento, que le empresa se la ceda a la municipalidad para su atención y mantenimiento, para conseguir una puesta en valor de esa esquina y su área de influencie en el centro de la ciudad, y más adelante enfrentar otra alternativa siempre superadora en materia urbana”.
El titular de Fumalaro se comprometió a llevar al directorio de la firma la inquietud municipal en torno al edificio “ex Casa Torroba”.
Otras gestiones.
El intendente estuvo en la Subsecretaría de Planeamiento de Nación para interiorizarse sobre programas de financiamiento internacionales para programas de obras integrales de conglomerados urbanos, como es el caso de Santa Rosa-Toay.
Son fondos del Banco Mundial que podrían destinarse a construir la “bici-senda” que uniría a las dos ciudades.
Otra actividad realizada por el intendente en la ciudad de Buenos Aires, fue en la Subsecretaría de Hábitat, donde junto a su par piquense Juan José Rainone, indagaron sobre los programas de mejoramiento de barrios vigentes y cómo podrían modificarse para destinar esos fondos (40 millones de pesos) a obras de infraestructura de redes primarias, en vez de las conexiones domiciliarias (secundarias) previstas.
También estuvo en Desarrollo Social, de cuyas autoridades recibió el compromiso de que técnicos de la repartición visitarán la capital pampeana.
Esta semana, el intendente volverá ir a la metrópolis donde, entre otra actividades, volverá a reunirse con funcionarios de la cartera de Transporte. Tarjeta SUBE y Autobuses Sana Fe, son dos de los temas en la agenda de Altolaguirre.
La Recova y Viglizzo.
Finalizado el acto por el 17 de junio, Altolaguirre, en diálogo con la prensa, habló sobre el motivo del veto a la ordenanza que habilitaba la apertura de la confitería La Recova. “En realidad no es el único emprendimiento que se iba a habilitar con esa ordenanza. Se sacaba un requisito que afectaba a toda la ciudad y recibimos algunas observaciones o cuestionamientos sobre las implicancias que tenía la norma. Por eso se tomó esa decisión de vetar”, aclaró.
Asimismo indicó que “uno de los problemas que estaba generando, que se comunicaron desde el Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda (IPAV) con nosotros, es que es un comodato que le dan a la gente que está viviendo; y eso podía significar también que se podía tercerizar y ellos podían llegar hasta alquilar para poder tener comercios en ese lugar”.
Agregó que “para evitar esas malas interpretaciones, se decidió vetar pero la última palabra la tiene el Concejo Deliberante”.
Respecto a un allanamiento realizado en el hogar A Medio Camino, el intendente respondió que “eso me comentaron, estuve viendo las noticias: hubo una denuncia por parte de los empleados y hay una investigación sobre el tema”, aunque evitó dar más precisiones.
Finalmente, se refirió a la salida de Javier Viglizzo al frente de la cartera de Deportes. “Su decisión es porque venía muy agotado en lo que conlleva a estar frente a esa dirección: tiene algo muy complejo porque incluye como diez o doce dependencias dispersas en distintos puntos de la ciudad, y se encontraba un poco superado o desbordado en lo referente a la gestión municipal”, detalló.

Compartir