Amenazas: desafectaron a los dos custodios de Vidal

Los dos policías bonaerenses que custodiaban el domicilio de la gobernadora María Eugenia Vidal en la localidad de Castelar fueron desafectados preventivamente de la fuerza por decisión del área de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad provincial, tras la aparición de un cartucho de escopeta en el garaje de la propiedad en la que vivió hasta poco después de asumir el cargo.
Fuentes oficiales confirmaron la decisión, adoptada luego de que fueran allanados sus respectivos domicilios, adonde secuestraron teléfonos celulares y documentación, según consignó el Ministerio de Seguridad provincial.
Las actuaciones, a cargo del fiscal de Morón Claudio Oviedo, se originaron como consecuencia del hallazgo de un cartucho de escopeta en la casa que Vidal habitaba en la localidad de Castelar hasta que se mudó al predio de la Base Aérea de Morón justamente por un tema de seguridad.
Los procedimientos en las casas de los ahora suspendidos policías -de quienes no trascendieron las identidades- se hicieron en La Plata y en Berisso, y estuvieron a cargo de efectivos de la Gendarmería, que secuestraron teléfonos, documentación y teléfonos celulares.

Cartucho.
El cartucho fue encontrado ayer luego de que los uniformados que vigilaban el domicilio ubicado en la calle San Pedro se ausentaran por una hora del puesto que cubrían. Alegaron que lo hicieron porque debieron concurrir a la seccional de Castelar Norte con el propósito de retirar un vale para cargar combustible al patrullero en el que se movilizaban. Con anterioridad a este hecho, Vidal habría recibido una serie de llamados intimidatorios, uno de ellos procedente de la Unidad Penitenciaria 9, en la cual un hombre le decía que “le iba a explotar la Gobernación”.