Ana Luz Pellitero: ejemplo de convicción y entrega

Ana Luz “Anita” Pellitero tiene la pose segura y la convicción a flor de piel. Con una campera azul y una voz sólida, la joven nadadora, disminuida visual, se refirió a su experiencia en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro y a su esfuerzo por entrenar todos los días para lograr superarse.
“Anita” tiene bien claro sus objetivos. Y se evidencia en su vida rutinaria. La joven se levanta, todos los días, a las 3 de la mañana y entrena, de manera diaria, 6 horas en el club All Boys de la capital pampeana.
La nadadora visitó esta mañana los estudios de Radio Noticias (99.5) y dijo que su primera experiencia en los Juegos Paralímpicos fue muy emocionante y se vio reflejado en los resultados. “Saque diploma de sexto y quedé décima en los 50 metros libres: por ser la primera vez, quedé muy conforme”, expresó la joven de 19 años. Y agregó: “Lo que me dijeron es que voy a explotar en los Juegos Paralímpicos de Tokyo que se llevará a cabo en el 2020: voy a tener más experiencia en torneos grandes sumando cada vez más metros”.

Periodista.
“Anita” dijo que en Río de Janeiro, donde los estadios estaban “llenísimos”, le tocó nadar contra una deportista brasilera. “Los brasileros son bastante efervescentes”, reconoció que busca seguir entrenando para vivir de la natación. “El próximo objetivo es Lima 2019, que es el Panamericano, y luego Tokyo”, anticipó.
Pellitero tiene otras pasiones bien claras. Dijo que le gustaría estudiar periodismo debido a que le gustan los medios y la comunicación en general. “Me gusta la tele, y la radio”, puntualizó la nadadora nacida en General Pico y fanática de Boca.
“No pasa por darle importancia al tener sino a disfrutar de lo que tenés al lado”, aconsejó Marcelo, su padre. Y sostuvo que nadie puede creer lo que hace su hija.
Ana tiene dos hermanos varones y una hermana que, según la joven, “son ardillas, andan por todos lados, escalan montañas”. Ella relata sus experiencias y sus proyectos. No se detiene. Continúa. Siempre acompañada por su padre y sus seres queridos. Un ejemplo de deportista y de entrega humana.