Gabo Ferro graba en un teatro vacío y llega a la capital pampeana

“Me interesó grabar el vacío para captar y pensar el vacío de un teatro si es que eso es posible. Algunos piensan que eso redunda en la fidelidad del audio y yo entiendo que, al contrario, como en la vida real, esa ausencia puede parecer que atenta contra la buena vida real de nosotros y de las cosas, pero hay que hacerse amigo de esa aparente ausencia, de ese aparente vacío en la grabación y en la vida real”, expresa Gabo Ferro en charla con Télam.
En los altos de un departamento enclavado en el barrio porteño de Once, el artista apunta que “primero fueron las canciones y después preguntarse el cómo y como no soy muy amigo de la idea estudio de grabación porque me aburre y me pone fastidioso, me gustó tratar de salir del estudio”.
Para el músico que en 2014 plasmó en “El veneno de los milagros” (junto a Luciana Jury) en el segundo de sus discos compartidos (al anterior había sido “El hambre y las ganas de comer” con Pablo Ramos), confiesa que en su obra “el fantasma está siempre”.
La placa “El lapsus del jinete ciego” reúne las canciones “La silla de pensar”, “Como la maleza”, “Puesto a germinar”, “Camino a la balacera”, “Trampapalabra”, “Ya nunca hasta la suerte”, “Que si el pasado es un campo”, “Tan”, “El beso urgente”, “Por qué se desobedece”, “El hondo verdadero”, “La peor suerte”, “Devorado los perros” y “Aunque hayas roto la copa”.

Santa Rosa.
La gira de presentación comenzará el sábado 10 de a las 20.30 en el ND/Teatro (Paraguay 918, Capital), donde se hizo el registro y adonde regresará el 11 de noviembre.
El tour seguirá el 17 a las 21 por Espacio 75 (Rodríguez Peña esquina Jerónimo Luis de Cabrera, Córdoba); en octubre llegará el 1 a las 21 al Galpón de Encomiendas y Equipajes de La Grieta (calle 71 y 18, La Plata) y el 29, desde las 21.30, al Centro Cultural Virla (25 de Mayo 265, San Miguel de Tucumán).
Ya en noviembre, el recorrido incluirá, el viernes 4 a las 21, a la sala Payró del Auditórium marplatense ((B. Marítimo 2280), pasará por la ya citada sala del ND Teatro y el 18, a las 21.30, se podrá apreciar en el Teatro Español (Hilario Lagos 44, Santa Rosa).

Teatro vacío.
Télam: ¿Al grabar en un teatro vacío buscás también derribar la cuarta pared teatral?
Gabo Ferro: Diría que busqué alzar la cuarta pared e involucrar en la escena y en el escenario todo aquello que suele quedar por fuera, algo que es en definitiva poner en acto lo que digo: Que lo que yo hago es solamente la mitad y la otra mitad se completa con quien escucha y está asistiendo a lo que está sucediendo. Yo no hago el mismo trabajo cuando alguien me interpela o es interpelado por lo que estoy haciendo que si estoy solo o con una audiencia a la que no le pasa nada. Soy muy sensible a eso.
T: Además de la experiencia estética ¿qué otras cosas se pusieron en juego a la hora de grabar en un teatro vacío?
GB: Me cerraba también por esta cuestión del vaciamiento de los teatros por el pago de los impuestos y nuevas disposiciones y me pareció que ese era también un gesto político.
T: ¿Y cómo propiciás ese juego?
GB: Todos los discos que tienen una pata en el momento histórico en el que fueron hechos y son urgentes. Y a mí me gusta mucho el interjuego que se da entre la realidad y la fantasía, entre lo político peligroso y lo fantástico supuestamente falto de peligro y me gusta que se crucen esas cosas. Como la fantasía puede ser tremendamente peligrosa y como ciertas cuestiones políticas pueden ser completamente inofensivas y no hay tal cosa ni en un lado ni en el otro.
T: ¿Qué de lo real de este tiempo político te provocó en mayor medida?
GB: Primero en la sorpresa de algo que no me esperaba y después en cómo todavía no me recupero del sartenazo que está expresada muy claramente. Todas las canciones fueron alumbradas en ese abrir los ojos y en tratar de hacer pie nuevamente de manera personal y colectiva.