“No logro recordar en que momento me perdí”, dijo el asesor de Ritondo

Buenos Aires, 27 agosto (NA) — El expolicía que trabajaba en el Ministerio de Seguridad bonaerense y que estaba desaparecido desde el martes pasado fue encontrado “desorientado” esta mañana por efectivos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires en el casino del hipódromo de Palermo, en esta capital. .
Se trata de Oscar Edgardo Alvarenga, de quien no se conocía el paradero desde el pasado 22 agosto, cuando había sido visto por última vez a bordo de su camioneta Chevrolet Tracker circulando por la calle 47, en La Plata, donde vive junto a su familia.
De acuerdo con lo que precisaron voceros del Ministerio a NA, el hombre “habría perdido el conocimiento”, “estaba desorientado en tiempo y espacio” y “no se acuerda de nada” de lo ocurrido en los cuatro días que estuvo ausente.
Las autoridades policiales lograron dar con él gracias a identificar la matrícula de su vehículo, que estaba estacionado en el establecimiento de apuestas.
Su desaparición había sido confirmada a principio de la semana anterior por el propio ministro Cristian Ritondo, quien precisó que “es una persona que trabaja dentro del equipo, es un expolicía” y que lo estaban “buscando con la familia”.
Alvarenga es un policía de 45 años que se jubiló en 2008 tras ser herido mientras desarrollaba sus funciones, por lo cual siguió realizando tareas administrativas en la cartera de seguridad.
El exfectivo, que había ingresado a la fuerza en 1993, se desempeñaba en el Ministerio dando asesoramiento a los uniformados que, tal como le sucedió a él, sufrieron severas heridas en servicio y ya no pueden estar trabajando en la calle.
Tras desaparecer, las autoridades de la Provincia desplegaron un gran operativo en todo el distrito que finalmente dio con su aparición este domingo.
“Se encuentra desaparecido desde el día martes 22 de agosto a la mañana. El estaba con su camioneta, una Chevrolet Tracker bordó dominio (AA 026 TI). La última vez que se lo vio fue en 47 entre 7 y 8, y desde ahí no se supo nada más”, había detallado su hijo en la red social Twitter.

“Perdón”.
Alvarenga pidió “perdón” por haberse ausentado de su hogar y explicó que sufre “un problema personal” y que no logra “recordar en que momento” se perdió.
“Pido perdón a todos, padezco de un problema personal que deberé abordar con la contención de mi familia y la ayuda de mis amigos. Hay cuestiones de las que no se sale solo y eso es lo que aprendí”, se disculpó.
El retirado agente de la Policía bonaerense publicó una carta en su Facebook personal en la que agradeció además “a todos por la preocupación y el esmero con el que encararon” su búsqueda.
“No fue mi intención provocar esta conmoción, no fui consciente de la magnitud del problema que originaba, pero no logro recordar en que momento me perdí”, manifestó.
En el texto, Alvarenga agregó que ama “ser policía y luego de quedar herido” tuvo que dejar de serlo: “Eso es un dolor que me aparece todos los días”, se lamentó.
En este sentido, expresó que “aquella pasión y adrenalina frustrada” por no poder continuar con su vocación “a veces encuentra caminos incorrectos.””Reitero mis disculpas y espero en paz y tranquilidad abordar con seriedad mi enfermedad para disfrutar de los que quiero y me quieren”, cerró.