Apartaron al juez Guido Otranto del caso Maldonado

La Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia admitió este viernes el planteo recusatorio contra el juez federal de Esquel, Guido Otranto, y designó al magistrado federal de Rawson, Gustavo Lleral, al frente de la investigación por la desaparición de Santiago Maldonado.
El Tribunal decidió hacer lugar a los planteos de la familia del artesano y del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) contra Otranto y lo apartó de la causa por “temor de parcialidad”.
En el mismo fallo, dispuso “la inmediata intervención del titular del Juzgado Federal 2 de Rawson, Gustavo Lleral” en la investigación por la desaparición de Maldonado, de quien no se sabe nada desde el pasado 1 de agosto.
La Cámara, además, resolvió que por 60 días Lleral “se avocará de manera exclusiva al conocimiento de las causas” por Maldonado.
Los jueces Javier Leal de Ibarra, Aldo Suárez y Hebe Corchuelo de Huberman argumentaron que la decisión tiene que ver con “las cuestiones debatidas en las actuaciones principales y de la necesidad de que el magistrado subrogante designado se avoque con exclusividad a la causa”.
El Tribunal resolvió “disponer ad referéndum de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que el Hugo Ricardo Sastre, juez titular del Juzgado Federal 1 de Rawson, ejercerá la subrogancia del Juzgado Federal 2 de Rawson, por un periodo de sesenta (60) días, durante el cual el Guillermo Gustavo Lleral se avocará de manera exclusiva al conocimiento de las causas de registro FCR 8232/2017 y FCR 8233/2017”.
La decisión de apartar a Otranto fue con fundamento en el alegado “temor de parcialidad” que hizo el CELS.
En la resolución, los camaristas señalaron que “no existen elementos que permitan abrigar ninguna duda acerca de la honestidad intelectual y apego al cumplimiento de sus funciones del juez Otranto, más dicha circunstancia no resultan óbice para resolver del modo que lo hacemos. Estamos en condiciones de sostener que no se advierte que exista de parte del juzgador una enemistad manifiesta que pretende el recusante CELS, ni el direccionamiento premeditado de la investigación hacia una sola hipótesis y la ausencia de imparcialidad subjetiva que pretende la querella representada por Verónica Heredia”. Además, evaluaron que los argumentos de Otranto para rechazar las recusaciones “han rebatido de manera clara las conclusiones” de las querellas. Sin embargo, el Tribunal hizo lugar al reclamo del CELS basado en la entrevista que el magistrado brindó al diario La Nación días atrás, en la que afirmó que la principal hipótesis de la desaparición de Maldonado es que se ahogó en el río Chubut. “La evaluación del contenido de esas notas evidencian que el juez no se ha limitado a brindar datos relativos al curso de la investigación. Ha ido más allá, efectuando juicios de valor que descartarían prima facie la hipótesis investigada en la causa en la que se peticiona su apartamiento, es decir, la desaparición forzada de Santiago Maldonado”, subrayaron. Por esa razón, indicaron que “esta circunstancia permite colocar a la familia de Maldonado en la presunción de que ha existido un adelantamiento de opinión” de parte de Otranto. Y concluyeron: “Las vicisitudes que ha adquirido el caso y la denunciada falta de credibilidad, así como las responsabilidad a la que puede verse expuesto el estado argentino en el supuesto de no atender a la remoción de todos aquellos obstáculos que pudieran conspirar contra el descubrimiento de la verdad, nos conducen a adoptar la decisión de apartar al magistrado recusado de la investigación”.
La Cámara Federal de Comodoro Rivadavia había escuchado este jueves las recusaciones de las querellas, respaldadas por el fiscal del caso, Norberto Bellver, quien consideró que había “fundamentos serios y sólidos para apartar” a Otranto.
FOTO: Otranto.