Arjona lanza hoy su nuevo disco

En toda América Latina y España, Ricardo Arjona lanza hoy su nuevo disco, al que considera “la producción más auténtica” de su carrera, y “un disco acústico llevado a la mínima expresión de la producción musical desnudando las canciones a guitarra y voz, dejando como protagonista lo más importante: la historia”.
En pocos minutos la canción tuvo más de 100.000 descargas y su video en Youtube ya logro más de un millón de visitas, con un sonido en el que Arjona se aleja del ruido, de la grandilocuencia de las enormes y desgastantes giras, para retomar su relación intima con su guitarra.
El álbum contiene canciones como “Adiós Melancolía”, “Te Acuerdas de Mi (Carta 2)”, “Asignatura Pendiente”, “Cisnes”, “Duerme”, “De Vez en Mes”, “Quesos, Cosas, Casas” y “Lo Poco Que Queda de Mí”.
El disco además tiene dos invitados, el dúo cubano Buena Fe, que apadrina Arjona en una versión de “Para Bien o Para Mal” y el cantautor cubano Carlos Varela en “Mi Novia Se Me Está Poniendo Vieja”.
La primera canción que se escuchó de esta nueva producción fue “Nada es como tú”, que se estrenó el 17 de junio pasado, cuyo videoclip recién se estreno, con la participación de Nicolás, el hijo menor de Arjona.

En charla con la prensa, Arjona explicó que esta producción “nace de la búsqueda de la libertad de espacio, de la libertad de tiempos, de la oportunidad que puedan tener las frases de abrirse espacio, de evadir al productor necio que quiere meter dos guitarras, cuerdas, percusión y mil cosas más que convierten a la canción en un arbolito de navidad”.
Para Arjona ese tipo de producciones “en donde la canción está apretadita en un montón de información, donde la canción pasa al segundo plano. Por eso ‘Apague la luz y escuche” pretendía alejarse de todo eso, entonces nos encontramos con un montón de problemas y la primera idea era no sumarles problemas a los problemas que ya genera cada canción. Problemas como la compresión de los ingenieros de sonido que hacen que todo suene a un mismo nivel, entonces se pierden los matices. Entonces dijimos soltá la comprensión, si la guitarra y la voz se fueron dejalas así”.
El guatemalteco explicó que “armamos un disco de 18 o 20 canciones, que no quedaron todas y nuestra tarea Podemos decir que esta es una época donde la música se nos llenó de ruidos, nosotros nos llenamos de ruidos, no es que yo sea un iluso y diga justamente en esta época de ruido, tanto beat, de tanto loop de tantas cosas que suenan bien y muchas de esas nos gustan.
La búsqueda de Arjona pasaba por “hacer un disco que se vaya completamente por otro lado, que evite los tiempos rigurosos, que respete mucho los silencios es un atrevimiento pero un atrevimiento fantástico, uno no sabe qué va a pasar pero me gusta lo que escucho y eso es lo que me ha llevado a realizar tantas cosas a lo largo de mi carrera”.

“No pensar”.
“No pensar en qué es lo que va a pasar con este proyecto, si le gusta o no a la gente, si no sentirme bien yo con el proyecto que quise hacer, tratar de dejar libre todo, que no sonara tan impecable, queríamos que sonara natural y orgánico y así logramos este disco que después tuvo que pasar la prueba conmigo, que me senté a escucharlo solo a ver si habíamos logrado lo que queríamos”, dijo Arjona.
Detalló que el nombre del disco nace en la localidad guatemalteca de Tecpan “cuando mi abuela y mi padre sintonizaban su radio XCW mexicana y allí se encontraban con canciones de mi abuelo, un español, canciones que luego mi padre me iba enseñando. Cuando mi padre me regala la guitarra, me pone junto a la radio por las noches y yo escuchaba canciones mexicanas y algunos tangos, y comencé a tratar de tocarlos. Pero además esas noches escuche un programa que se llamaba ´Apague la luz y escuche´ que era como de historias radiadas, lo que en Argentina llaman radioteatros, donde el destacado era un locutor y un lector formidable Manuel Bernal”, agregó. Y cerró: “Bernal graba un disco leyendo los poemas más importantes de la época y de la literatura latinoamericana y española, cosas de (Federico García) Lorca, y a mi mamá le encantaba y lo escuchamos mil veces y es un tatuaje que mi padre y yo llevamos en la materia gris siempre”.