Arranca el “Mundial de fútbol de la iglesia”

Con la presencia de 13 jugadores argentinos, entre los casi 400 inscriptos, este fin de semana comenzará en el Vaticano la “Clericus Cup”, llamada el “Mundial de fútbol de la iglesia”, que reúne a sacerdotes y seminaristas de 66 países. Así, en el plantel del Sedes Sapientae, los argentinos Nelson Ris y Fabricio Jara compartirán equipo con el tanzanés Gerald Kaborno y el chino Wenke Chen, entre otros, en una muestra de la diversidad que ofrecerá el torneo que se disputará en el campo del Centro Deportivo Pio XI.
En el equipo de la Universidad Gregoriana, por ejemplo los argentinos Lucas García y Damián Battauz, compartirán equipo con el oriundo de Benín Wilfried Fara y, como los ortos 17 planteles, portarán en sus camisetas una frase del papa Francisco: “Mettiamoci in gioco nella vita come nello sport” (Juguemos en la vida como en el deporte).
Otro de los 372 participantes es el ex arquero brasileño Carlos Gomes, quien tras un inicio en la actividad profesional descubrió un problema cardíaco que lo alejó de las canchas y lo llevó al sacerdocio.
“No podía jugar al fútbol y eso me dolía tanto. En ese momento de dolor encontré en Jesús la fuerza que necesitaba en ese momento y esta amistad con él me hizo tomar la decisión de hacerme sacerdote”, explicó durante el lanzamiento de la Copa.
La undécima edición de la Clericus Cup tendrá otros elementos emotivos: el Colegio Cusmano, que tiene entre sus filas al argentino Pedro Oscar Ramón Rinczeski jugará con una camiseta de homenajeará al Chapecoense brasileño, luego de la tragedia aérea que le costó la vida a casi todo su plantel a fines de 2016 en la víspera de la final de la Copa Sudamericana.

Organización.
La Copa está organizada por el Centro Sportivo Italiano (CSI), la Oficina Nacional del Tiempo Libre, Turismo y Deportes de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), el Dicasterio para los Laicos, la familia y la Vida y el Pontificio Consejo de la Cultura del Vaticano.
El presidente del CSI, Vittorio Bosio, explicó que la “Clericus Cup” representa “sobretodo la cercanía a la Iglesia y a una mirada misionera en el mundo para que, incluso sin botines, fuera del campo, los participantes puedan ofrecer en el futuro, en sus países, momentos de juego y fraternidad, valorizando el aspecto deportivo, útil para el crecimiento de los jóvenes en cada latitud”. Además de los 13 argentinos, entre los participantes de 66 países diversos hay mayoría mexicana con 29, seguidos por 26 brasileros, 24 italianos y 23 nigerianos.
“El Papa nos pide amar el riesgo y ponernos en juego, más allá de las dificultades que se encuentran. Y quien juega vence el miedo que a veces hace temblar las piernas. Con la Clericus Cup le damos a los participantes la tarea de hacer jugar este partido a todos los jóvenes que encontrarán en la vida”, aseguró en tanto Alessio Albertini, asesor espiritual del CSI y hermano de la ex gloria del Milán italiano, Demetrio.
Los 18 equipos estarán agrupados en cuatro grupos: el A y B, con cinco equipos cada uno, jugarán los sábados; mientras que C y D, con cuatro equipos, jugarán los domingos. Los primeros dos de cada grupo clasificarán a la etapa siguiente y luego del receso de Pascuas en abril se disputarán los cuartos de final (6 de mayo), semifinales (13 de mayo) y luego la gran final del 27 de ese mes.

Compartir