Asaltan a hombre mientras trabajaba

COMERCIANTE PIQUENSE FUE ATACADO POR ENCAPUCHADOS ARMADOS

Un comerciante que trabajaba en el barrio José Rucci fue sorprendido en la madrugada de ayer por dos desconocidos que entraron por la fuerza en su local de calle 10 y 113 y a punta de pistola lo redujeron para robarle indumentaria y otros elementos.
El hecho sucedió en la tienda de ropa y regalería “Desigual” cuando su propietario Alexis Arancibia estaba, en horas de la madrugada, haciendo algunas tareas de mantenimiento del local aprovechando un horario en el que no se ve afectada la atención a los clientes.
Poco antes de las 4 de la madrugada estaba concluyendo con los trabajos, guardando la pintura y limpiando los pinceles, cuando observó que dos sujetos encapuchados se acercaron por el frente del comercio. Arancibia vio que tenían un arma de fuego y se fue hacia el mostrador donde logró oprimir el botón antipánico. Sin embargo, los sujetos rompieron el vidrio de la abertura y aprovecharon que el comerciante había colocado la llave de la puerta principal en la cerradura para ingresar.
Ya adentro uno de ellos le apuntó con un revólver para reducirlo y para exigirle el dinero de la caja registradora. Sin efectivo en el lugar, los hombres lo llevaron a la parte trasera del comercio para poder hacerse con un botín de mercadería.
Después de varios minutos de tensión los hombres se fueron del local, presuntamente a bordo de una motocicleta. El perjudicado pudo convocar a la policía. También debió acudir una ambulancia del Servicio de Emergencias Médicas (SEM) para calmar al vecino que se encontraba muy nervioso si bien no resultó con heridas.
En la mañana de ayer los peritos estuvieron recabando pruebas en el lugar, junto con el personal de la Comisaría Primera que tiene jurisdicción. Ayer el propio perjudicado confirmó que el botón antipánico nunca sonó en la casa de monitoreo.

Desvalijados.
Otro hecho de inseguridad se registró esta semana en perjuicio de un comerciante que tiene su casa y su negocio de electrónica en calle 14 entre 1 y 3. El robo ocurrió entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves cuando Alejandro Hapel estaba en un asado con amigos, y al salir notó que le habían roto el vidrio de su camioneta. Pero mayor fue su asombro al llegar a su casa después de la 1 de la madrugada y encontrarse con que habían entrado por una ventana y se habían alzado con pertenecías de su domicilio y productos del negocio.
Dentro de las habitaciones se observó un gran desorden y entre los elementos sustraídos se confirmaron tres equipos de aire acondicionado, televisores, zapatillas nuevas y hasta la caja registradora.
El robo trascendió a través de la red social Facebook y lo llamativo del caso es que los allegados al perjudicado señalaron que para llevarse semejante cantidad de cosas los autores del robo deben haber cargado un vehículo y sin embargo ningún vecino notó el delito. Además, el sábado anterior también habían ingresado desconocidos a la quinta propiedad de Hapel.