Asalto a mano armada en una rotisería barrial

Con un arma de fuego y el rostro cubierto, dos jóvenes asaltaron ayer la rotisería Santa Rita, ubicada en la esquina de Unanue y Miguel Cané, justo en el límite del barrio Empleados de Comercio con Villa Parque, en esta ciudad capital.
El atraco se perpetró cerca de las 20.40, justo en el momento en que Oscar Quintana, el dueño del lugar, había salido a hacer unas diligencias particulares.
En el local estaban su mujer y una empleada que no ofrecieron resistencia cuando uno de los jóvenes le dijo: “Quédense tranquilas, no griten ni llamen a la policía”, según el relato que recogió un equipo periodístico de este diario. Después, uno de los desconocidos tomó el dinero que había en la caja registradora y junto a su cómplice emprendieron la fuga a pie.

“Estaban esperando”.
“Se llevaron apenas $500 pesos en cambio, porque nunca dejamos plata en la registradora. Hace dos años que estamos en este lugar y nunca nos había pasado algo así. Sospecho que estuvieron esperando que yo me fuera del negocio”, dijo Quintana a LA ARENA, que llegó al lugar minutos después del hecho y lamentó el asalto.
“Una vez, cuando aún teníamos el negocio enfrente, vinieron cinco muchachos a pedir que les diera cerveza, pero les hice frente y se fueron. Por suerte no le pasó nada a mi mujer y a la empleada”, cerró el damnificado respecto a la situación que le tocó afrontar. Hasta el cierre de esta edición, los responsables del asalto no habían sido identificados por la policía.