Aspirante a policía ocultó su embarazo durante cinco meses

Una aspirante a Policía de la provincia de Neuquén, de 18 años, ocultó que estaba embarazada poniéndose una faja y evitando a sus compañeras en las duchas, según se informó.
El caso ocurrió en agosto pasado en el Centro de Formación de Plaza Huincul donde hay unos 200 becarios, entre hombres y mujeres, cursando el internado para ingresar a la fuerza de seguridad.
De acuerdo con el reglamente interno y por las exigencias físicas a las que deben responder los becarios, a las mujeres se les exige todos los meses un test de embarazo por el riesgo que supone tanto para la joven como para el bebé.
El Gravindex, test de embarazo mediante la orina, las jóvenes lo tienen que presentar avalado por un efector público o privado.
La joven de 18 años artífice de esta maniobra, es oriunda de Barrancas y presentó todos los estudios desde el principio, ya que el cursado arrancó en abril, y siempre dieron negativo.
Para que no se le notara la panza, utilizaba una faja y esquivaba a sus compañeras en las duchas, lo cual llevó a los directivos a sospechar que podría haber adulterado los exámenes o que una amiga se los habría realizado por ella.
Durante los cinco meses de cursado, la joven efectuó todas las actividades y exigencias físicas y académicas, demostrando un destacado rendimiento.
En ningún momento nadie advirtió que estaba embarazada, pero todo comenzó a develarse a partir del receso invernal cuando la joven fue enviada a su casa por una neumonía para evitar contagiar al resto de los becarios, ya que todos los aspirantes están en condición de internados.
“El 22 de agosto, al reincorporarse al Centro de Formación no presentó el Gravindex, por lo que se la derivó de inmediato a una clínica de la localidad donde se le hizo el estudio y arrojó que estaba embarazada”, confió a LM Neuquén Julio Peralta, director de Institutos Policiales.
La aspirante se mostró un tanto descompensada y con los pies hinchados por una actividad física que había realizado a la mañana y cuando le tomaron la presión estaba alta, por lo que se la internó en el hospital de Cutral Co donde se determinó que cursaba un embarazo de ocho meses y medio.
En la madrugada del 23 la joven tuvo por cesárea a su hijo y por prescripción médica no podrá hacer ninguna actividad física durante tres meses, por lo que solicitó la baja para abocarse a su bebé.
“Desde el Instituto nos comprometidos a retomarla el próximo año porque ha tenido muy buena conducta y destacado desempeño académico”, aseveró Peralta, y llevó tranquilidad a la joven que anhela convertirse en policía. (NA)