Atacaron una casa de la familia Kirchner. Cristina denunció hostigamiento

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner subió hoy a las redes sociales un texto en el que denuncia que el sábado pasado “rompieron y abrieron a patadas” la puerta de la casa donde vivieron los padres de Néstor Kirchner, hecho que atribuyó a “un clima de persecución política y hostigamiento mediático” por parte del actual gobierno nacional.
“En la madrugada del día sábado 18 de junio rompieron y abrieron, a patadas, la puerta de entrada de la vivienda de 25 de mayo 446 en Río Gallegos. No es cualquier lugar. Es la casa de los padres de quien fuera mi compañero, en la que también viví junto a él y mi hijo recién nacido, hasta que pudimos mudarnos”, relata Cristina en el primer párrafo de un texto que se titula “violencia de época”.
Para la ex mandataria se trata de un hecho “absolutamente violento e intimidatorio, que refleja claramente un clima de época”. 
“Esa metodología -la de abrir las puertas a patadas- nos remite a épocas pasadas. Las dos marcas sobre la pintura blanca traen, además, el sello inconfundible de los borceguíes. La confirmación de que no se habían llevado nada despeja cualquier duda”, remarca la ex presidenta.
En ese sentido, recuerda que “unos días antes de este episodio” la Policía de la Provincia de Santa Cruz “identificó en el puesto de control de ingreso a Río Gallegos, en Guer Aike, a seis oficiales de la Policía Metropolitana de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.
Cristina consigna en su misiva los nombres de los efectivos que venían desde El Calafate: Leonardo Ariel Salazar, Juan Matías Pez, Ruth Elizabeth Vera, Gabriel Alejandro Isassi, Sergio Sebastián Sequeira, Mariela Fernanda Centurión. 
“Los mismos sólo se dieron a conocer como tales, al comenzar el control respectivo con los canes sobre los rodados en busca de estupefacientes y/o armas de fuego. Manifestaron que no se habían presentado como policías desde un primer momento, ya que en Buenos Aires no suelen hacerlo por diferencias con la policía de la Provincia (supongo que se referían a La Bonaerense)”, detalla Cristina.
Cristina recalca que los policías metropolitanos llevaban una pistola Glock calibre 9mm., y contaron que iban a Río Gallegos para llevar a cabo diligencias procesales de allanamientos. 
“No sé si hicieron algún allanamiento. Lo que estoy segura, es que no vinieron de paseo”, observa. 
La ex jefa de Estado cita las palabras del diputado del Parlasur Agustín Rossi durante una sesión que se llevó a cabo en ese cuerpo representativo regional, en Montevideo, al plantear el interrogante de si “¿está está construyendo una fuerza paraestatal para perseguir a dirigentes que del gobierno anterior?” 
“¿Es cierto que han desatado una cacería sobre nosotros?”. Han pasado días y nadie del gobierno nacional contestó los graves interrogantes del ex Ministro de Defensa, ex Presidente del Bloque de Diputados Nacionales del FPV y actual miembro del Parlasur”, señala. 
Para Cristina, “los fueros mediáticos y judiciales, sumados a servicios o fuerzas paraestatales de inteligencia, son una combinación antidemocrática que tiene como inevitable resultado una Democracia de nula intensidad, como nunca se vio desde 1983”. 
“Persecución ideológica y hostigamiento mediático. Armado de causas judiciales de funcionarios del Gobierno anterior a diestra y siniestra, que se dan de patadas con la Constitución, los Códigos y los más elementales derechos y garantías de cualquier ciudadano”, enumera”. 
La ex presidenta apunta que en la actualidad hay “causas armadas que llegan a ser delitos en sí mismas”, y en ese sentido se refiere a la investigación sobre el “Dólar futuro”.
“El actual gobierno fue el que tomó la decisión de devaluar después del 10 de diciembre. Hombres de negocios, que el año pasado compraron esos contratos llegaron al Gobierno, y como funcionarios pactaron el precio de lo que habían comprado como empresarios. Un verdadero escándalo”, sostiene. 
Para la ex mandataria, se trata de un episodio “tan escandaloso y demostrativo de la persecución como el llamado a indagatoria efectuado por el mismo ‘juez’ (Claudio Banadío) de 70 figuras relacionadas con la cultura, por una “supuesta” malversación de fondos públicos del Incaa” 
“El procesamiento, en el día de la fecha, de ex funcionarios en una causa contra lo que constituyó la verdadera la recuperación del “Fútbol para Todos” los argentinos, tampoco es casual. Hoy, como es de público y notorio, el gobierno actual, sí está negociando con los dirigentes de la AFA cómo se van a repartir el negocio entre ellos”, subraya. 
En otro de los párrafos menciona “los fueros mediáticos y judiciales”, como los dispositivos que encubren la participación de funcionarios del gobierno nacional en los Panamá Papers, al cual califica “como el mayor escándalo financiero internacional de los últimos tiempos”. 
“El caso Panamá Papers, que ha provocado la renuncia de Funcionarios y Primeros Ministros en el mundo; aquí en Argentina -donde apareció involucrado el Presidente, su familia y muchos de sus funcionarios y dirigentes- recibió un tratamiento superficial y liviano por parte de la prensa”, sostuvo.
“A tal punto que llamó la atención del periodismo alemán -ámbito desde el cual se dio a conocer el escándalo- que sostuvo en su informe que “hubiera sido muy distinto en caso de tratarse del Gobierno de CFK”, acota quien ejerciera la primera magistratura del país entre 2007 y 2015. 
Y al respecto se interroga: “¿Alguien vio, siquiera, un allanamiento vinculado al caso? Si los hubo, ningún canal los televisó, por la impunidad mediática. Si no los hubo, por la judicial”. 
Luego afirma, en otro de los pasajes de su extenso texto, que en la actualidad se “vive en una democracia de nula intensidad”, y en relación a la situación socioeconómica afirma que “los sectores de la producción y el trabajo han sido castigados”, mientas que nos “bancos y los grupos concentrados resultaron beneficiados”.
“Los argentinos no piden, ni pretenden, que nadie les regale nada. Sólo necesitan que su país les vuelva a garantizar las oportunidades para poder organizar su vida y la de su familia, en libertad y con trabajo. El gobierno, en algún momento, debería comprenderlo. Además y después de todo, las patadas en una puerta, finalmente, sólo le sirven a los carpinteros”, puntualizó. (Télam)

Compartir