“El faltazo de Cornejo fue una falta de respeto”

LA PAMPA CONSIDERO UNA "FALTA DE RESPETO" LA AUSENCIA DE ALFREDO CORNEJO

La reunión convocada por la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación para hablar sobre el manejo del río Atuel, fracasó ayer a raíz de la ausencia del gobernador mendocino Alfredo Cornejo. Para el gobernador Carlos Verna, el faltazo de Cornejo fue “una falta de respeto” hacia nuestra provincia. Su temor de encontrarse con una postura mendocina que en realidad no implica ningún avance, se vio cristalizada en los hechos.
En su lugar, el gobernador Cornejo envió a su vicegobernadora, la radical Laura Cornejo, pero sin facultades para tomar decisiones importantes en este tema. De hecho, Montero se limitó a hablar de obras sobre el cauce y se negó a abordar el tema del comité de cuenca que pretende conformar La Pampa. La reunión, desarrollada en el Palacio de Hacienda, fue encabezada por el subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Pablo Bereciartúa, quien había convocado a las partes a esa instancia de diálogo.
“Fue frustrante”, sintetizó Verna al retirarse de la reunión. “Dejamos en claro que la ausencia fue una falta de respeto para el subsecretario de Recursos Hídricos (Pablo Bereciartúa, quien había convocado a las partes) y para la provincia de La Pampa porque no tuvo ni siquiera la delicadeza de avisar”, señaló Verna.
“Cuando el subsecretario planteó la posibilidad de que discutieran los presentes le pregunté a la vicegobernadora si tenía un poder para tomar decisiones o si sólo iba como vicegobernadora”, añadió. “Cuando me contestó que iba solamente como vicegobernadora expliqué que automáticamente la reunión dejó de tener sentido, porque lo único que La Pampa está dispuesta a discutir es la constitución del Comité de Cuenca del Río Atuel”. La creación de ese comité de cuenca implica la conformación “de un Consejo de Gobierno que deben firmar los gobernadores y el ministro del Interior y que después deben ratificar las legislaturas provinciales y el Congreso de la Nación”, amplió el mandatario.
Verna asistió acompañado por el fiscal de Estado pampeano, José Vanini, el ministro de Gobierno, Daniel Bensusan, el de Obras Públicas, Julio Bargero, el secretario de Recursos Hídricos, Javier Schlegel, y el asesor en temas hídricos, Juan Pablo Morisoli, entre otras autoridades. También lo hizo el diputado nacional Martín Maquieyra (Pro).

Mendoza solo habla de obras.
La vicegobernadora Montero reiteró en la reunión la posición mendocina de exigir obras a los gobiernos Nacional y de La Pampa como única alternativa para solucionar el diferendo por el río. Fue una postura similar a la que expresó hace dos semanas cuando envió un correo electrónico al gobernador Verna proponiendo obras y, en simultáneo, pidiendo que La Pampa abandonara el juicio.
La respuesta del gobernador fue la misma que expresó a través de una nota: “una vez constituído el Comité de Cuenca, el Consejo de Gobierno le encargará al Comité Técnico Integrado por los técnicos de las provincias, las acciones a desarrollar en la cuenca”.
Fue exactamente la misma respuesta que Verna le dio a Montero tras aquel correo electrónico.

Una nota a la CSJ.
Verna también explicó que, a través de las autoridades provinciales dejó asentado por escrito en la Corte Suprema de Justicia que la convocatoria había sido realizada por la Subsecretaría de Recursos Hídricos a representantes de ambas provincias para tratar la problemática del Atuel y que su presencia en la misma “no implicaba renuncia alguna a los derechos que la Provincia de La Pampa demanda y sostiene en el marco del expediente”.
“Dejamos en claro eso para que Mendoza no lo pudiera usar como un subterfugio ni que dijera que esta reunión implicaba nuevos plazos, ni desistimiento ni paralización de la acción judicial puesto que no estamos dispuestos a esto: queremos que la Corte se expida en el menor tiempo posible”, afirmó el Gobernador.
Finalmente, el mandatario resaltó la buena predisposición de Bereciartúa. “Nos planteó la posibilidad de ofrecer un ámbito de debate entre las provincias, y le dijimos que estamos dispuestos a asistir en tanto Mendoza acepte la creación del Comité de Cuenca, que es lo único que estamos dispuesto a discutir”.

Para Maquieyra, “fue una vergüenza”
El diputado nacional por La Pampa, Martín Maquieyra (PRO-Cambiemos), asistió ayer a la reunión convocada por el subsecretario de Recursos Hídricos, Pablo Bereciartúa, junto al gobernador, Carlos Verna, y a la que estaba citado el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, pero en su lugar asistió la vicegobernadora Laura Montero.
“Es una lástima y una vergüenza que no haya asistido el gobernador de Mendoza a la reunión por el conflicto por el río Atuel. Nación y el gobernador Carlos Verna tuvieron toda la predisposición para dar los primeros pasos para la solución pero no vemos una respuesta positiva desde el gobierno mendocino”, declaró Maquieyra.
La reunión tuvo una corta duración ya que se esperaba la llegada del gobernador Cornejo pero sobre la hora se avisó que no asistiría y que en su lugar lo haría Montero.
“Sé lo importante que es para el oeste pampeano que haya agua en sus tierras, para la producción, por eso tenemos que lograr que el Atuel vuelva a circular y voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para que así sea”, enfatizó el diputado.
Maquieyra destacó “el cambio en comparación con los gobiernos anteriores” que percibe con esta gestión. “Veo al Gobierno Nacional decidido a participar y ser árbitro en el conflicto y al Gobierno Provincial de La Pampa plantado con este reclamo pampeano que en los últimos años no se daba desde ninguna de las partes. No veo voluntad del gobierno mendocino de crear el Comité de Cuenca”.

“No van a desistir”
El intendente de General Alvear, Walter Marcolini, consideró ayer que “La Pampa no va a desistir del juicio por el tema medio ambiental, lo que obliga a seguir con la estrategia de defensa” de Mendoza.
“La realidad es que Mendoza no ha incumplido con La Pampa, ellos no han tenido nunca una postura para resolver la situación. En General Alvear dependemos del río Atuel y tenemos que defender eso”, añadió.
“No están buscando solución definitiva, porque en La Pampa ha construido muchos acueductos para utilizar el río Colorado, sin embargo no lo hizo con el Atuel”, puntualizó.
En cuanto al dictamen de la ONU, basado en aspectos relacionados con el derecho al agua, consideró que “es un planteamiento erróneo, porque no es que se le esté negando el agua a La Pampa, pero ellos tampoco están colaborando”.
“No podemos permitir que La Pampa pretenda victimizarse, esto es un conflicto netamente político más que social. Está peleando por agua para algunos habitantes mientras que el ganado vacuno está recibiendo y consumiendo agua mineral de Punta de Agua. En más de 60 años no ha habido actividad agrícola en el lugar en donde hoy reclaman agua”, concluyó.

Bereciartúa lamentó el final
El subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Pablo Bereciartúa, lamentó que el encuentro que él mismo había convocado no haya dado los frutos que esperaba, que era principalmente el inicio de un acuerdo entre La Pampa y Mendoza respecto al Atuel. Dijo que volverá a intentarlo, pero que antes pedirá a cada jurisdicción que defina la viabilidad del encuentro, para no tropezar otra vez con la misma situación.
“La Nación tiene la obligación de sumir un rol de interlocutor entre las provincias, sobre cuando los conflictos son interjurisdiccionales”, sostuvo ayer el subsecretario Bereciartúa al analizar el desarrollo y resultado del encuentro que convocó para hablar del Atuel.
“Mendoza definió que su presencia estaría en manos de la vicegobernadora (Laura Montero) y entiendo que está bien”, consideró. “Pero también entiendo las declaraciones del gobernador de La Pampa, que me parecen genuinas y las respeto, porque creo que cada jurisdicción tiene el derecho a manifestarse y expresar en qué términos quiere avanzar”, aseguró.
“Lo que lamento es que este esfuerzo que hemos realizado no se haya podido plasmar en el inicio de un acuerdo, como era nuestra intención”, reconoció.
El subsecretario alentó la expectativa de que este objetivo de sentar los cimientos de un acuerdo interprovincial “puedan ser posible en un futuro, incluso en el corto plazo” y anticipó que volverá a convocar a las partes. “A mi me van a encontrar siempre cuando se trate de dialogar y buscar consensos”.
Lo que sí, anticipó, ante una nueva convocatoria reclamará a las partes una “confirmación previa” de la viabilidad del encuentro para evitar fracasos como el de ayer. “Que cada provincia nos diga si considera que están dadas las condiciones iniciales para que se pueda llevar adelante la toma de decisiones que necesitamos para esta agenda de trabajo”, precisó el subsecretario.
“Es importante que las partes se manifiesten, pero que no se nieguen las posibilidades de nuevos encuentros y de futuros acuerdos, que es lo que intentamos desde acá”, concluyó.

Una reunión fundacional en el Cohife
Ocho provincias argentinas y la Nación firmaron ayer un acta de carácter trascendental para avanzar en el uso conjunto y consensuado de la cuenca del río Desaguadero, en este caso con un carácter ampliado ya que, como reclama La Pampa, también lo hicieron provincias de la cuenca del Colorado. El encuentro significó un importante respaldo a los reclamos pampeanos hacia el gobierno nacional y a las provincias que en forma unilateral utilizan recursos compartidos como los ríos interprovinciales. Se decidió crear una comisión de seguimiento que se encargará de evitar “efectos negativos” en el uso de los ríos y profundizará el conocimiento de la región.
“La Cuenca del Desaguadero comprende a un porcentaje muy grande del territorio argentino, más de 22 por ciento de su superficie”, sostuvo ayer el subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Pablo Bereciartúa, al valorar la trascendencia del acuerdo que encabezó ayer por la mañana con la participación de todos los representantes provinciales, excepto uno. “Creo que esta reunión ha sido muy positiva y va a ser un punto de referencia de aquí en más”, vaticinó.
El encuentro tuvo lugar en la sede del Consejo Hídrico Federal (Cohife) y contó con la presencia de representantes de las provincias de La Rioja, San Juan, Mendoza, La Pampa, Neuquén, Río Negro y Buenos Aires. Solo faltó San Luis, que anticipó su imposibilidad de estar presente. “La presencia de Mendoza y San Juan fue muy importante, y también de Buenos Aires y Río Negro, por eso hablamos de una cuenca ‘ampliada’ del Desaguadero”, explicó Bereciartúa.
La reunión tuvo un carácter “muy productivo” porque cada jurisdicción pudo expresar sus preocupaciones y sus pretensiones en torno a los ríos de la región. Como pieza fundamental de trabajo se tomó el Estudio Integral de la Cuenca del Desaguadero que hizo la Universidad de Buenos Aries entre los años 2007 y 2009 y que tuvo precisamente a Bereciartúa como coordinador del equipo de investigadores. “Fue un esfuerzo muy grande de recopilación de antecedentes e información que está plasmado en varios tomos”, recordó el subsecretario en diálogo con LA ARENA.

Acta fundacional.
El dato sobresaliente de la reunión de ayer fue la firma de un acta entre todos los presentes dando vida a una “Comisión de Seguimiento del Estudio de la Cuenca del Desaguadero”, la que tendrá una conformación formal y se integrará con representantes de todas las jurisdicciones de la región, con la Nación como elemento convocante y función de coordinación.
Todas las jurisdicciones presentes ayer en el Cohife firmaron este acta y validaron este paso fundamental que se logró en pos del uso conjunto de los ríos interprovinciales y el manejo de la cuenca.
“Es una avance significativo, porque ha generado un acta-acuerdo en base a una agenda concreta de trabajo”, subrayó Bereciartúa.
Ayer se definieron lo que serán los dos objetivos principales de la comisión de seguimiento. El primero de ellos será tomar los recaudos necesarios para que la situación actual no se agrave ni haya consecuencias negativas para las jurisdicciones; y el segundo, generar una agenda de trabajo en base a una nueva fase del Estudio Integral de la cuenca.
Esto último implica la puesta en funcionamiento de una serie de instrumentos de medición en todo el territorio, en puntos ya existen y en otros nuevos, y el desarrollo de modelos teóricos que permitan contar con alertas tempranas de eventos y favorezcan la capacidad de tomar decisiones de gestión del recurso hídrico en el futuro.
“Realmente hemos dado un paso fundamental y este acta así lo ratifica”, refrendó Bereciartúa.

Sistema o cuenca.
Un dato llamativo es que el nombre formal que tendrá la comisión creada ayer será el de Comisión de Seguimiento del Sistema del Desaguadero, evitando por lo menos en su título la referencia al concepto de cuenca. El cambio fue pedido por el delegado mendocino en el encuentro -un representante del Departamento General de Irrigación- y se fundamenta en cuestiones legales.
“Está más atado a las connotaciones legales, debido a los conflictos entre las provincias”, reconoció Bereciartúa. “En la práctica el territorio es el mismo, pero es cierto que el concepto de cuenca tiene implicancias legales, y para algunas provincias más que para otras”.
La Pampa es una de ellas, que reclama constantemente el cumplimiento de la Ley de Gestión Integral de Aguas, ley nacional 25.688, que en uno de sus artículos ordena crear comités de cuenca para gestionar los ríos de carácter interprovincial.