Aumenta el contagio de enfermedades venéreas

ALERTA POR LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL

La detección de más casos de enfermedades de transmisión sexual se confirmó a nivel país y en la provincia. En General Pico se trabaja en la prevención pero también se ve un aumento de los contagios en embarazadas, ya que estas enfermedades no siempre tienen síntomas.
En La Pampa este año se dio a conocer el alerta de Epidemiología de la provincia acerca del incremento de los casos de enfermedades de transmisión sexual (ETS), según los datos que aportan los laboratorios. Y en esta ciudad se confirmó que hay una alta detección en embarazadas.
Las enfermedades más frecuentes son la sífilis, gonorrea y tricomoniasis, según confirmó a este diario el médico Rafael Passarini quien está a cargo del Área Programática y tiene entonces un conocimiento del trabajo de los centro de salud barriales de la ciudad.
La falta de prevención con el uso de preservativo y las parejas que no son estables contribuyen a esta problemática, señaló.
En el consultorio se ven pacientes de todas las edades, indicó el médico. “Pero nos preocupa que en el embarazo se detectan algunas enfermedades que podrían haberse evitado”, dijo Passarini. Son mujeres que concurren a un control por su estado de gestación y allí se detecta, con los análisis a realizar, que además tienen este tipo de afecciones, que pueden afectar su salud y la del bebé.
La detección de estas enfermedades no es tan sencilla y se da más en las mujeres, por lo que luego se aconseja un tratamiento extendido hacia su pareja. La sífilis tiene síntomas tardíos porque comienza con una llaga en la zona genital del hombre, que dura aproximadamente una semana, y luego hay un período de hasta dos años en los que no se detecta a menos que se busque la enfermedad. Y en la mujer hay aún menos evidencias. “Son períodos en los que la persona no sabe que está enferma y se produce el contagio”, señaló.
En la consulta médica las reacciones de los pacientes son muy dispares, algunos conocen la enfermedad por alguna situación previa y en otros casos aprenden cuando el profesional les explica. Por esa razón en los centros de salud barriales se trata de difundir y mantener vigentes las campañas de información. Otras emergencias de salud como gripe, dengue y síndrome hemolítico a veces se potencian durante una temporada, pero eso no debería restar importancia a la prevención de las ETS. Y cabe recordar que cuando se hace una campaña por una enfermedad en particular, como ocurrió con el SIDA, las medidas de protección traen aparejada la disminución de otras afecciones de transmisión sexual.

Prevención.
“Sabemos que hay un antes y un después de las enfermedades de transmisión sexual, cuando las personas dejan de cuidarse en búsqueda de un embarazo y cuando se opta por otra forma anticonceptiva”, explicó Passarini.
Es una cuestión comprobada con la historia, porque cuando disminuye la defensa que constituye el profiláctico como única opción, se incrementaron las enfermedades de transmisión sexual y fue necesario reforzar las campañas para prevenir. Incluso, en los años ´80 se vio una revalorización del profiláctico a partir de la incidencia del SIDA.
En cuanto a la prevención también está el preservativo femenino, que tiene más difusión en las grandes ciudades de cultura europea, pero se trata de un elemento que no es descartable y la dueña debe tenerlo con una anticipación que no se aplica al preservativo masculino.
Los métodos anticonceptivos como la pastilla, el DIU, el parche hormonal y la vacuna mensual no generan ninguna protección contra las enfermedades.
Otra cuestión es la percepción de peligro de la sociedad, el SIDA ahora tiene tratamientos y una mejor perspectiva de vida para los pacientes y esos avances generaron una pérdida de temor hacia la enfermedad y en los últimos años se generaron descuidos y una falta de concientización, con la consecuente aparición de nuevos contagios.

Compartir