Avalan despido de vigilador privado que se quedó dormido tres veces en nueve meses

La Cámara Laboral avaló el despido con causa de un vigilador privado que se desempeñó durante nueve meses en una empresa y fue sorprendido tres veces cuando se había quedado dormido en horario de trabajo.
La Sala Séptima del tribunal, con las firmas de los jueces Estela Ferreiros y Néstor Rodríguez Brunengo, evaluó que el trabajador ya había sufrido sanciones anteriores al despido, que en total
implicaron 15 días de suspensión.
“El despido devino justificado dada la acreditación en el caso de la existencia de antecedentes disciplinarios por hechos reconocidos por el trabajador en sus descargos, los que consistían en haberse quedado dormido; máxime tratándose de un vigilador que exige tareas de cuidado y atención de los bienes bajo su custodia, habiendo incumplido en reiteradas ocasiones con su función de velar por el predio y los bienes bajo su custodia”, resume el fallo.
El trabajador había sido sancionado por quedarse dormido en junio, octubre y noviembre de 2011, pero en su defensa alegó que lo obligaban a trabajar en jornadas “extenuantes” e incluso estando
enfermo.
Pero ese argumento no fue planteado inicialmente en la demanda laboral, por lo que el tribunal determinó que el vigilador “pese a las sanciones disciplinarias que se le aplicaron reincidió en la inconducta cuestionada”. (DyN)

Foto ilustrativa.

Compartir