Crece el reclamo para que no se corte la RN 35 en el Bajo Giuliani

CONVOCAN A UNA ASAMBLEA Y ADVIERTEN POR EL IMPACTO ECONOMICO DE UN COLAPSO

La convocatoria es impulsada por cámaras empresarias y sindicatos de Santa Rosa y el sur provincial. Descreen que un desvío de ripio sea una solución. Aseguran que el turismo y el transporte evitarán la capital provincial provocando un enorme daño económico.
“El Bajo de Giuliani no llega al 22 de octubre”, dijo ayer el empresario Carlos Pessi, propietario de YPF Cruz del Sur. La fecha que mencionó no es antojadiza, es la de la próxima elección legislativa. Para el propietario de la estación de servicio ubicada entre Santa Rosa y la laguna del bajo, la solución rápida que evite el corte de esa vía no puede quedar atrapada entre las rispideces entre municipio, provincia y nación propias del año electoral.
Pessi realizó declaraciones al programa La Parte y el Todo, que se emite por CPEtv, programa que se emitirá esta noche, a partir de las 22 en el canal 2 del cable cooperativo. El también director del Banco de La Pampa y ex diputado radical es uno de los convocantes de la reunión que se realizará el próximo lunes, en una salón de la YPF Cruz del Sur, en la que pretenden dar un mensaje clara a las autoridades de todo nivel respecto a que la ruta 35 no puede quedar cortada a la altura del Bajo de Giuliani.

Obra urgente.
“A la convocatoria ya se ha sumado la Cámara de Comercio de Santa Rosa, el Sindicato de Empleados de Comercio, el de estaciones de servicio, y han hecho lo propio la Cámara de Hoteleros y de Turismo y la de estaciones de servicio de La Pampa. En los próximos días se sumarán otras entidades y sindicatos. Además, se invita a empresarios y comerciantes que operan con el sector turístico y de viajeros, o que prestan servicios de transporte de pasajeros o de carga, y a aquellos cuya actividad se vea afectada por el corte de la ruta”, se informó ayer a través de un parte de prensa.
“La consigna central es que el problema del Bajo Giuliani sea considerado una Emergencia y que debe resolverse en forma urgente, dado que el cuenco continuará receptando el bombeo desde la Laguna Don Tomás para paliar la situación de Santa Rosa además de las lluvias que se acumularán en la primavera, por lo que la problemática debe ser abordada en forma conjunta y colaborativa entre los distintos niveles del Estado, y que se excluya el tema de cualquier aspecto jurisdiccional o político ante la necesidad de ejecutar en forma urgente las obras para mantener adecuadas condiciones de transitabilidad, de modo se pueda continuar utilizando normalmente la ruta sin afectar a quienes viven, trabajan o la utilizan por distintas causas”, dijeron los organizadores.

Explosivo.
“A corto plazo tenemos una situación explosiva, y es cuestión de días para que se desenlace, que es el corte total de la ruta 35 fruto del desborde total de la laguna del Bajo de Giuliani. Esto provocaría sin dudas una situación caótica, porque no hablamos de un corte que podría ser solucionado rápidamente. Esto va a producir un aislamiento de la ciudad que no será solucionado con un desvío”, sostuvo Pessi en CPEtv.
Para el empresario, un camino alternativo de ripio, de 10 ó 15 kilómetros de extensión, que no se podrá utilizar los días lluviosos, no puede ser una opción. En cambio, se mostró partidario de reclamar la realización de un alteo de tosca, de dos metros de altura, en la traza de casi dos kilómetros de la Ruta 35, que atraviesa el bajo. La intención es evitar que camiones, micros turísticos y tráfico en general esquiven la ciudad de Santa Rosa y pasen hacia el sur utilizando rutas provinciales.
“Es un tema primordial, que tiene que salir de la pelea electoral. El bajo de Giuliani no llega al 22 de octubre. Hay que ponerlo por fuera de la campaña, darle categoría de problemática de Estado y el planteo es pedirle a los tres estados, al nacional, la provincia y el municipio, que en este caso actúen en forma coordinada, porque si no lo hacen no vemos una solución antes de que se corte la ruta. Un actor, por sí solo, no resolverá este problema”, sostuvo.

No improvisar.
“Estamos pidiendo un alteo de tosca de dos mil metros. No estamos pidiendo locuras, es una obra pequeña, insignificante, que apenas lleva 60 días. En el corto plazo no hay otra salida -insistió Pessi-. En ese lapso, improvisar un desvío, lo único que permitiría es que luego durmamos una larga siesta de tres años con un desvío, perdiendo el tránsito de la ruta”.
-Si no es una obra costosa, ¿por qué no se hace?
-Hay un problema de jurisdicción, hay un problema de mirada sobre el tema, por eso esto de decir que si al tema lo politizamos, la ruta se corta.
-¿Pero a quién le puede convenir electoralmente que la ruta se corte?
-A nadie. Y mucho menos se puede especular con esto. Pero estamos viendo una situación de indefinición.
-¿La preocupación es solo comercial?
-Lo comercial es evidente para quienes hemos invertido y estamos invirtiendo. El interés es muy transparente, pero, además de eso, está toda la vida de una ciudad. Todos los hoteles de Santa Rosa van a estar afectados, esto tendrá un impacto negativo en la economía de la ciudad y no es fácil recuperarlo. Los camiones están destrozando todas las rutas provinciales, que no están hechas para tránsito pesado. Hay un daño económico a largo plazo. El desvío de ripio, de diez kilómetros, no lo podemos imaginar como una solución. Hay que hacer el alteo para que la ruta siga funcionando. No es lo mismo tener dos mil metros de tosca, que un desvío de 10 o 15 kilómetros, en un camino vecinal, entre caldenes, que un día de lluvias no se va a poder usar. Solo lo vamos a sufrir los pampeanos, por que el turismo se va a ir.