Bajo Giuliani: ¿por otro camino?

VIALIDAD NACIONAL ANALIZA UTILIZAR UNA RUTA ALTERNATIVA

La situación en la ruta nacional 35, en el sector del Bajo Giuliani, presentaba ayer el mismo panorama que el fin de semana. El tramo de la ruta provincial 14 que une la localidad de Toay con la ruta nacional 35, ambos cruzando el Bajo, se encuentra en franco deterioro producto del agua acumulada en los cuencos este y oeste de la depresión.
La situación que atraviesan los tramos de 1.600 metros de ruta nacional 35 y los 1.200 metros de la ruta provincial 14 sobre el Bajo Giuliani no es alentadora. Sobre el cuenco oeste se ven los daños producidos por el oleaje originado el domingo por el viento, haciendo que agua y sal se cruzaran sobre el asfalto.
Vialidad Nacional realizó algunos refuerzos en las banquinas depositando escombros y tierra en los lados de la ruta, pero esto no alcanzó y la endeble solución dio paso al final anunciado.
La misma VN anticipó durante la semana pasada que no iba a realizar un alteo en ese tramo de ruta nacional. Dada la situación actual, es inminente un corte de tan importante arteria.
La alternativa que analiza el organismo es echar ripio sobre un camino que siga el trazado del acueducto del Río Colorado en su ingreso a la ciudad capital, pero esta solución dista mucho de ser inmediata, ya que no solo la demora con la que se mueve Vialidad Nacional en esta emergencia, sumado al hecho de que una nueva traza involucraría expropiar terrenos lindantes y por supuesto, la construcción de un camino que permita la circulación del elevado tráfico que contiene la 35, prolongarán en el tiempo una solución que se necesita urgente.
La ruta 14, que une Toay con la 35, ya sufre de forma concreta la erosión que causa la abundante cantidad de agua depositada en el lugar. Los guardarrail están afectados y en sectores de unos 20 metros por lado, se han caído. Los líquidos ante el menor viento del lado sur, logran superar la cota del camino e inundan la arteria.
En este lugar no hay reparación o trabajo de contención visible, dejando que sea inexorable el desenlace que se anticipa.
Por el lado de la ruta nacional 35 el panorama es el mismo. El agua del cuenco este del Bajo horada paulatinamente el suelo, produciendo en partes socavones por debajo de la banquina que llegan a un metro. Es un verdadero peligro si un vehículo transita o estaciona en los laterales de la ruta.

A trabajar.
Llamativamente, en la jornada de ayer se vieron dos presencias en el lugar. Una fue un móvil acompañado de otro vehículo del canal capitalino Todo Noticias. La presencia del equipo periodístico tuvo como objetivo hacer tomas del lugar y entrevistar al secretario de Recursos Hídricos de La Pampa, Javier Schlegel.
Pero no fue la única presencia en el lugar, sino que también se vio una cuadrilla de 4 personas pertenecientes a Vialidad Nacional trabajando en el lugar.
Solo una topadora mediana maniobraba en el lugar depositando escombros de gran porte y tierra que eran acarreados por dos camiones del organismo, mostrando una “febril” actividad que se deduce era solo para las cámaras.

Entrevista.
Ante el requerimiento periodístico, Schlegel manifestó que se viene avisando desde hace tiempo a VN sobre la necesidad imperiosa de realizar trabajos que ayuden a controlar la situación y evitar que la capital de La Pampa quede virtualmente aislada por un seguro corte.
El pedido desde la entidad provincial es que Nación ejecute un alteo de al menos un metro, aunque el ideal sería el doble, para evitar que esto suceda, teniendo en cuenta que en los meses siguientes, en temporada de primavera y verano se registrarán las mayores precipitaciones.
Manifestó también que durante la temporada invernal se ha superado la media de lluvias que se registran normalmente, con 600 mm caídos.
Lamentó que hoy se viva una situación de estas características tanto a nivel provinicial como zonal, al existir unas 2.200.000 hectáreas afectadas por las inundaciones, zonas de neto corte productivo de la Argentina.
En el orden provincial resaltó la crítica actualidad que padecen las localidades norteñas fruto de los cortes de acceso por las inundaciones. Vértiz, Van Praet, Sarah, Realicó, Rancul y otras vienen sufriendo de manera constante desde hace meses esta situación.