Bariloche a la carta

“Siempre en Bariloche se hizo este tipo de eventos con grandes presupuestos, financiados por un gran sponsor de Buenos Aires o por el Estado nacional, provincial o local. En cambio nosotros funcionamos sólo con la unión de esfuerzos y recursos, en especial de las empresas que participan, en un acuerdo en el que el que pone algo se lleva más”, explicó a Télam Lucio Belora, impulsor de la semana, que también dirige.
Esta actividad nació en 2014 con la idea de promocionar la gastronomía local, que cuenta con 300 establecimientos, algunos considerados de primer nivel internacional. Primero participaron medio centenar de restaurantes, que conformaron un circuito con beneficios y platos especiales y una pequeña carpa en la que ofrecían clases magistrales de cocina, entre otros entretenimientos. Al año siguiente se duplicó en tamaño, actividades y atracción de turistas que viajaron especialmente para participar en una propuesta que incorporó paquetes con hotelería y excursiones y, de se modo, sumó turistas.

Cordero asado.
La atracción central fue la feria gastronómica, por la que en 2015 pasaron 25.000 personas, entre residentes y turistas, y la demanda superó largamente las expectativas. Los restaurantes participantes duplicaron sus cubiertos durante esa semana, crecieron las ventas de comercios vinculados al sector y las actividades organizadas desbordaron de asistentes. Ese evento, muy valorado como promoción del destino Bariloche, costó apenas 2.5 millones de pesos. Este año superará los 3 millones con un despliegue que será dos veces y medio mayor que la edición inicial, con la participación de 75 restaurantes en el circuito y una feria en el Centro Cívico con 45 stands de productores de toda la provincia.
Una de las acciones más taquilleras del año pasado fue el debut del “cordero solidario”, una iniciativa de la Sociedad Rural de Bariloche (SRB) para mejorar y diversificar el consumo de carne ovina, de excelencia en la Patagonia. Vendieron 1.500 raciones y lo recaudado fue para escuelas rurales de la zona de donde provenían los animales.
Joaquín Escardó, gerente general de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Bariloche (AEHGB), explicó que “en esto se ve claramente la sinergia como motor del éxito de BALC: la SRB quiere mejorar la comercialización y nosotros queremos una actividad con mucho atractivo, que nos dé inserción comunitaria. Y así surgió lo del cordero”.
El plato típico del cordero es al asador, lo que demanda la compra de una pieza entera y todo un complejo arte de cocción. Por eso, BALC convocó para esta acción a cocineros de prestigio de Bariloche, que los establecimientos “ceden” sin cargo, y que trabajan ad honorem, para que preparen distintos platos, con cualquier receta, menos cordero asado.

Compartir