BlackBerry dejó de fabricar celulares

BlackBerry dejará de fabricar celulares y transferirá esta actividad vinculada al hardware de sus productos a otros fabricantes, mientras que se enfocará en el desarrollo de software y sistemas de seguridad, según anunció la empresa canadiense que fue pionera mundial de los smartphones.
El CEO de la compañía, John Chen, afirmó hoy que la firma planifica no dedicarse más al desarrollo del hardware interno, por lo que contratará a fabricantes terceros para esa función.
“Estamos llegando a un punto de inflexión con nuestra estrategia. Nuestros cimientos financieros son fuertes, mientras que nuestro giro hacia el software está agarrando vuelo”, afirmó a través de un comunicado citado hoy por el sitio especializado The Verge.
Ralph Pini, jefe del sector móvil de Blackberry, en el blog oficial de la compañía, agregó: “He estado en el negocio de los dispositivos por muchos años y puedo asegurar que al final del día no interesa tanto el tamaño de la pantalla o el color del celular. Lo más importante para el usuario es el software”.
Asimismo, la cuenta oficial de la compañía publicó ayer en Twitter que Blackberry ya “no se trata más de simples teléfonos inteligentes, sino de la inteligencia dentro de los celulares”, en referencia al desarrollo de software.

Sin sorpresa.
El anuncio de Blackberry no causó demasiada sorpresa dado que si bien sus teléfonos con teclado físico marcaron una época en historia de los smartphones, en los últimos años la adopción masiva de dispositivos con pantalla táctil y la consolidación de los sistemas operativos Android e iOS le hicieron el camino cuesta arriba. De hecho, de acuerdo con las cifras de la consultora Gartner, la compañía se aseguró solo el 0.1 por ciento del mercado móvil en el segundo trimestre de 2016, lo que equivale a la venta de unas 400.000 unidades.
El último modelo fabricado por la compañía fue Priv, que también significó el primer dispositivo con Android, lanzado en noviembre del año pasado. Sin embargo, trascendió que las ventas de Priv no cumplieron las expectativas de la compañía y, de hecho, John Chen admitió luego de un tiempo que el dispositivo era muy caro, señaló la cadena británica BBC.