Bolt y Phelps fueron las figuras en Río 2016 y se despidieron a lo grande

El velocista jamaiquino Usain Bolt y el nadador estadounidense Michael Phelps, quienes vinieron a Río de Janeiro a cerrar sus carreras de la mejor manera, no decepcionaron a los fans y fueron las figuras más destacadas y convocantes de los Juegos Olímpicos 2016.
Sin lugar a dudas, Bolt y Phelps fueron los mayores responsables de hacer vibrar al público, que agotó las localidades en cada una de sus presentaciones, pero también hubo nombres capaces de acaparar los reflectores mediáticos como el futbolista brasileño Neymar y el tenista serbio Novack Djokovic, éste último de corto paso por la ‘Cidade Maravilosa’.
Tampoco hay que olvidar a los británicos Mo Farah y Andy Murray, los sudafricanos Wayde Van Niekerk y Caster Semenya, la estadounidense Katie Ledecky y el ‘Dream Team’ de básquetbol.
Phelps le puso el moño a su brillante carrera como nadador olímpico consiguiendo cinco medallas doradas y una de plata para, de ese modo, cerrar su palmarés con 23 de oro (6 en Atenas 2004, 8 en Beijing 2008, 4 en Londres 2012 y 5 en este Río 2016), 3 de plata (2 en Londres 2012 y la restante en Río de Janeiro) y 2 de bronce (ambas en Atenas 2004).
El ‘Tiburón de Baltimore’, de 31 años, ganó las pruebas 4×100 libres, los 200 metros mariposa, la posta 4×200 libres, el relevo 400×100 combinados y los 200 metros combinados individual, mientras que tuvo que conformarse con el segundo puesto en los 100 mariposa, detrás de la sensación de Singapur, Joseph Schooling, quien luego se hizo más famoso por la historia de su foto con Phelps en 2008.
Las superestrellas no se superponen, por esa razón, tras el paso arrollador del nadador y su retiro de escena fue tiempo de Bolt, quien llegaba con la misión de completar su tercer triplete olímpico, 100, 200 y posta 4×100 metros, en la que sería su despedida de los Juegos.

Mejor velocista.
El jamaiquino, quien buscaba consagrarse como el mejor velocista, era un caballo que en las apuestas pagaba dos pesos, pero no se relajó y cumplió todos los tiempos. Ganó sin sobresaltos los 100, los 200 y arrasó en el último relevo de la posta 4×100, para repetir lo hecho en Beijing 2008 y Londres 2012.
Bolt agotó los adjetivos, llenó el estadio Olímpico en cada una de sus presentaciones, fue un imán para las cámaras y se robó todos los flashes y, como contrapartida, retribuyó el afecto con gestos y ademanes histriónicos desde el momento que ingresaba a la pista.
Sin lugar a dudas, la gran cuenta pendiente del fútbol brasileño era la falta de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos y, la condición de local, le metía mucha presión a un equipo que llegaba muy cuestionado, sobretodo su gran figura, Neymar, quien no tiene nada que envidiarle a su amigo y compañero en Barcelona Lionel Messi en cuanto a críticas de la gente y el periodismo se trata.
El delantero se hizo cargo de la responsabilidad y comandó al equipo ‘verdeamarillo’ hacia el único título que faltaba en las vitrinas de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).
El camino fue sencillo hasta la final, donde todo se resolvió en la definición con tiros desde el punto penal después del empate 1 a 1 tras 120 minutos de juego y, fue ahí cuando el crack demostró su pasta, porque pese a estar lesionado tomó la responsabilidad del último disparo y no falló. (Télam)