Buscarán aprobar la Ley de Compre Nacional

Los diputados nacionales buscarán aprobar la Ley de Compre Nacional. Se trata de la ley que fija el régimen de industria local que están obligados a contratar los gobiernos y los concesionarios del Estado. El diputado del bloque justicialista Sergio Ziliotto, presidente de la Comisión de Obras Públicas, diseñará un pre dictamen para que todos los bloques vayan aportando ideas para un texto común, que se debatirá este martes. Cambiemos no parece convencido.
“Se prevén 170.000 millones de dólares como inversión pública entre 2017 y 2023, la idea es hacer lo que hacen otros países que ayudan a sus industrias. El tamaño de la inversión pública prevista, que multiplica el 5% del PBI que destinó Argentina, aún se ubica lejos del 13% del PBI que desembolsan los países más desarrollados de la OCDE; justifica este proyecto”, según un comunicado del área de Prensa de Ziliotto.

“Proteccionista”.
El parte de prensa indica que los bloques opositores doblaron la apuesta y presionarán para que el gobierno ceda más de lo que había imaginado.
Si bien el presidente envió su proyecto el 24 de mayo, lo presentó la semana pasada el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, pero la oposición anticipó hoy que no lo tomará como única referencia y aprobará uno bastante más proteccionista.
Fue en un plenario de las comisiones de Obras Públicas, Pymes y Presupuesto, que acordó dictaminar el martes próximo, considerando todos los proyectos presentados y no solo el de Mauricio Macri. El primer orador del plenario de comisiones, el titular de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina, Juan Carlos Lascurian, aseguró que esta iniciativa debe apuntar “generar nuevos puestos de trabajo”, y dijo que es sustancial para eso “no solo ampliar los márgenes sino que se amplíe la cantidad de sujetos” que podrán utilizar este sistema. En ese sentido, el empresario dijo que “si se incorpora al sector energético podrían generar 95 mil puestos de trabajos”.
Con Axel Kicillof a la cabeza, el FpV-PJ pide aumentar mucho más el margen de preferencia de industria nacional, esto es, el sobre costo que se puede pagar en una licitación por contratar a una empresa local.
Kicillof dijo “Es muy amarrete. Tenemos que subirlo más. Si el Estado no promueve la industria, no lo va a hacer nadie. Seamos inescrupulosos con la calidad, pero con el precio más flexible”, frente a los industriales.
Por su parte, Diego Bossio pidió ampliar los “sujetos obligados” e incorporar industria nacional, que ya no será sólo el Poder Ejecutivo, sino también el legislativo y judicial, además de contratistas de obra pública.
Al escuchar estas propuestas, el diputado del PRO Luciano Laspina dijo que “este Congreso no es responsable muchas veces cuando pide aportar fondos a un fin sin decir de donde sacarlos. Hay que buscar un término medio, para impulsar a la industria y no golpear al fisco”, tratando de defender las arcas públicas.

Otras voces.
Juan Carlos Lascurain, ex jefe de la UIA y referente de la Asociación de metalúrgicos (Admira) declaró que “yo no sé qué es mucho y que es poco. Nosotros pagamos un 34% de impuestos. ¿Acaso no es más caro no tener empleo y pagar planes?”.
En tanto, Diego Coatz de la Unión Industrial Argentina respaldó el proyecto del gobierno al afirmar que “la nueva ley implicará un salto de calidad” para las empresas nacionales y también “elevar al menos en un 5 por ciento” los márgenes.
El representante de la UIA pidió que la aplicación de la ley sea “sea eficiente, ágil y moderna” y, “si es posible, que haya una Secretaría abocada a este tema” para que esa iniciativa sea “beneficiosa” para la industria nacional.
Desde la CAME, Carlos Venier planteó también que “haya más margen para las Pymes” una ampliación de los sujetos que utilicen este programa y solicitó que “se tengan preferencia a las Pymes de cada región”.