Cae una hipótesis: la sangre del herido por el puestero no es de Santiago Maldonado

El perfil genético del herido en un presunto ataque cometido el 21 de julio a un puestero de una estancia del grupo Benetton en Chubut no corresponde al de Santiago Maldonado, visto por última vez, según testigos, en el operativo de Gendarmería el 1° de agosto en tierras habitadas por el Pu Lof en Resistencia de Cushamen, informó hoy el Juzgado Federal de Esquel.
“El Servicio de Huellas Digitales Genéticas de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires informó -en el día de la fecha- que el perfil genético de la persona que habría sido herida el 21 de julio de este año, durante el ataque sufrido por Evaristo Jones en cercanías de Epuyén, en la provincia del Chubut, no tiene coincidencia con el perfil genético de un hijo biológico de Enrique Aníbal Maldonado y Stella Maris Peloso”, señaló el informe del juzgado divulgado en el Centro de Información Judicial (CIJ).
El estudio fue requerido en el marco del expediente por habeas corpus presentado para establecer el paradero y situación de Maldonado, una de las causas en curso desde comienzos de agosto, mientras que la Fiscalía Federal de Esquel investiga su presunta “desaparición forzada”.
El resultado descarta de hecho una hipótesis o versión según la cual Maldonado podía haber sido herido en ese supuesto ataque al puestero y ocultado, muerto o desaparecido desde esa fecha.
Esa versión había sido impugnada por la familia de Maldonado con testimonios que ratificaban su presencia en la comunidad de Cushamen el 31 de julio y el 1° de agosto, por otros de vecinos de Santiago en El Bolsón que dijeron haberlo visto a fines de julio y mensajes en su celular del 25 del mismo mes.

Gendarmería.
Por otra parte, el informe judicial agregó que expertos de la UBA siguen “realizando los análisis y cotejos solicitados respecto de todas las muestras biológicas encontradas en los vehículos de Gendarmería Nacional Argentina, involucrados en el procedimiento del 1° de agosto de este año, en las tres prendas que pertenecerían a Santiago Maldonado y en la vivienda en la que residió en la ciudad de El Bolsón de la provincia de Río Negro”.
Debido al secreto sumarial sigue sin tomar estado público la declaración (o declaraciones) que Jones hizo en el expediente judicial, pero en entrevistas periodísticas que concedió a medios nacionales desde el 24 de agosto negó haber herido gravemente o de muerte a alguno de sus supuestos atacantes, aunque admitió que pudo haberlo “rozado” con el filo de 25 centímetros con que se defendió.
“Quiero que se resuelva cuanto antes si la mancha de sangre que quedó en mi camisa es o no la de Santiago Maldonado”, dijo hoy a radio Mitre e insistió en que si hubiera causado a alguien una herida de puñal severa, esa persona hubiera caído al piso o hubiera gritado de dolor.
“No pasó nada de eso. El mismo hombre que se me tiró encima, luego me ató y me apretó contra el piso. El cuchillo tenía una hoja de 25 centímetros de largo ¿Sabés lo que te duele eso metido en la panza? Llorás de dolor”, sostuvo el puestero, horas antes de que se conociera el resultado de la pericia genética.