Carolina Pavón enfrentará en noviembre a la justicia egipcia por primera vez con el fin de salir del país

Carolina Pavón, la mujer argentina que no puede salir de Egipto por la restricción que pesa sobre ella, tendrá la oportunidad de lograr el levantamiento de esa medida el próximo 3 de noviembre, primera vez que la Justicia de ese país la citó desde que inició el divorcio de su marido egipcio hace un año.
La audiencia, a la que irá acompañada por su abogado y funcionarios de la Embajada argentina en Egipto, se dará en el marco de la restricción de salir del país que interpuso su marido, un recurso que según las leyes egipcias pueden pedir los hombres mientras dure el proceso del divorcio, informaron fuentes de la embajada.
“Sin mis hijas, Egipto no tiene ningún sentido. No hay posibilidad de que me lleve a mis hijas de aquí. Lucharé por ellas cuando vuelva a ser una persona libre, desde mi país, y junto a mi gente”, dijo Carolina, de 39 años, tras recibir ayer la noticia de que será recibida por un juez por primera vez en noviembre.
La mujer contó que no ve a sus hijas desde diciembre de 2015, que no tiene trabajo, y que no podrá recuperar el vínculo con ellas “hasta que no vuelva a ser una persona con derechos, algo que no va a ocurrir en Egipto hasta que finalice el divorcio”, que se dilata porque su ex pareja no se presenta a las citaciones de la Justicia.
“Voy a poder dejarle en claro al juez que ese ‘miedo a que me lleve a las chicas’ que mi ex puso como pretexto para pedir la restricción es absurdo: él vive con ellas, y tiene de algún modo la forma de retenerlas, de separarlas de mí, influyendo para que ellas mismas digan que no me quieren ver”, sostuvo la mujer.
Carolina explicó que “no poder salir de Egipto” atenta contra su libertad y su integridad como persona y que por el momento “eso es lo único que pedirá a la Justicia” en noviembre cuando se presente ante el juez.
Ayer, la mujer -que vive con una familia amiga desde que decidió divorciarse de su marido egipcio por violento- se reunió con funcionarios de la embajada argentina, que la asisten mientras se desarrolla el proceso judicial de divorcio.
El abogado egipcio que representa a Carolina notificó ayer durante esa reunión los términos de la restricción que pesa sobre la mujer y cree que puede convencer al juez para que desista de esa medida, en virtud de que su clienta pide poder salir del país al ver vulnerados sus derechos.
“No muchos hombres recurren al pedido de restricción a salir del país de sus esposas. En este caso, el marido de Carolina ha tomado ese recurso que le otorga la ley, pero no es común que esto ocurra.

Caso aislado y singular.
“Este es un caso aislado, y singular”, dijo el cónsul de Argentina en Egipto, Facundo Meli, que también participó de la reunión donde se trató el alcance de la restricción, objeto de la audiencia de noviembre.
Meli aclaró hoy que “el pedido de restricción corre en paralelo con el proceso de divorcio y que la embajada argentina en Egipto se enfoca en acompañar a la ciudadana argentina para atender a su requerimientos para salir del país. En eso nos enfocamos y estamos muy activos para que se resuelva de la mejor manera”.
Desde Buenos Aires, el ex juez de familia y experto internacional en Infancia, Carlos Romano, recomendó abrir una mediación entre las partes de aquí al 3 de noviembre, incluyendo a las oficinas “de relaciones exteriores de ambos países, en virtud de un acercamiento para resolver el conflicto”.
“Ese espacio de diálogo es positivo y no creo que sea rechazado por la cancilleria egipcia. Creo que los Estados deben asumir esta diversidad no para asustarse del conflicto, sino para construir puentes entre las culturas”, dijo a Télam el ex juez y embajador Romano.
Como embajador ad honorem y emisario presidencial en el caso de Gabriela Arias Uriburu, Romano trabajó “para un acuerdo bilateral con Jordania que sirviera a los niños del mundo” y, actualmente -a raíz de este nuevo caso-, asesora a diputados nacionales.
“Los Estados deben sobreponerse a la cuestión judicial familiar, sacarla de lo judicial, tornarla humana, multidisciplinaria y universal”, estimó el experto.
En esa misma línea, Arias Uriburu sigue al frente de la fundación Niños Unidos por el Mundo, que se ocupa este tipo de problemáticas y por esa razón estima que “Carolina está en emergencia: su salud física y psíquica y su vida entera están en riesgo porque atraviesa una situación de vulnerabilidad”.
Desde que se separó, Carolina se mantuvo en contacto con la embajada argentina en Egipto pero no imaginó que a un año de separarse y presentar la demanda de divorcio contra su marido, estaría en una situación de restricción que no le permite salir del país.
Carolina, oriunda de Misiones, se casó en el año 2003 con un egipcio llamado Mahmoud, y vivieron en Egipto hasta el año 2004, año en que regresaron a la Argentina, donde nació la primera hija, Marian Banseeh, que tiene actualmente 11 años.
En 2005 regresaron a Egipto, donde tres años más tarde nació la segunda hija, Yuliana, que tiene hoy 7 años. (Télam)