Casi 600 trabajadores quedarían sin empleo por el cierre de dos plantas

Alrededor de 600 empleados de empresas vinculadas con el sector informático quedarían sin trabajo por el cierre de dos plantas en la provincia de Tierra del Fuego, como consecuencia de la decisión del gobierno de eliminar en marzo los aranceles a la importación de computadoras.
Según denunció la UOM de Río Grande, unos 160 trabajadores de la empresa Informática Fueguina Sociedad Anónima (IFSA), quedarán despedidos ya que la compañía anunció el cierre de su planta.
Esta empresa se dedica a ensamblar netbook y notebook de la marca Positivo BGH y a producir computadoras para el plan Conectar Igualdad, el cual quedó prácticamente desarticulado por resolución del Ejecutivo nacional.
En paralelo, la fábrica Boris Garfunkel e Hijos (BGH) resolvió no renovar los contratos de 425 trabajadores que vencían en diciembre, lo cual agrava aún más la situación generada en la provincia por la quita de aranceles, indicó el gremio.
El diputado nacional y secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Río Grande, Oscar Martínez, manifestó su esperanza en poder “revertir la decisión de la empresa y garantizar la continuidad laboral de los trabajadores” con relación a los 160 despidos.
“Pero lamentablemente, cerca de 400 contratos en BGH no van a ser renovados”, reconoció el sindicalista durante una conferencia de prensa.
Además, denunció que “no están consideradas las producciones para los primeros meses de 2017”.
A su criterio, “es una decisión del Gobierno nacional intentar expulsar las fábricas de Tierra del Fuego. Y los empresarios, tal como lo han hecho siempre, van a defender su negocio: si tienen que cerrar sus puertas para importar, no van a tener ninguna duda en hacerlo”.
Por eso, convocó al “gobierno para que asuma la responsabilidad que le compete, en defensa de los intereses de los habitantes de Tierra del Fuego. Todo lo demás es ‘chamuyo’, verso de campaña”.
“Hay una realidad preocupante y urgente que debe atenderse de manera inmediata”, consideró el legislador y pidió a la gobernadora Rosana Bertone “hacerse cargo” de la situación.
El sindicalista indicó que “estamos con el teléfono abierto las 24 horas del día” y advirtió que si el conflicto no se resuelve podrían convocar a paros y movilizaciones. (NA)

Foto: Gentileza Actualidad TDF.

 

 

Compartir