Cayó piedra como nieve

La fuerte tormenta de lluvia, viento y granizó que se registró desde la tarde del jueves y hasta avanzada la noche en Córdoba ocasionó “daños materiales aislados” en algunas localidades del sur de la provincia, en tanto las rutas que se habían interrumpido por la acumulación de hielo fueron rehabilitadas ayer.
De acuerdo a los datos suministrados por el secretario de Gestión de Riesgo Climático y Catástrofes de la provincia, Claudio Vignetta, “el temporal fue intenso” pero que hasta el momento “no se han reportado daños estructurales de gravedad”.
En ese sentido precisó que el daño material más importante fue la caída del techo de una estación de servicios en la localidad de Almafuerte, en el departamento Tercero Arriba, y que ocurrió por el gran peso del granizo acumulado.
Vignetta manifestó que ayer por la mañana se continuaba con el relevamiento a través de los intendentes, y que hasta el momento solo se informó de algunas viviendas anegadas en Embalse y La Cruz, en el departamento Calamuchita, donde el agua caída promedió los 70 milímetros, que además de la interrumpió transitoriamente algunos servicios como consecuencia de las piedras de gran tamaño.
La ruta provincial 68 fue la más afectada en cuanto a la transitabilidad por la acumulación de 1,10 metros de granizo que se convirtió en un “bloque de hielo”, y que en las primeras horas de esta mañana se logró despejar con maquinarias pesadas y ya se encuentra transitable, afirmó el funcionario provincial.

Santiago del Estero.
En tanto, un fuerte temporal de viento, granizo y lluvia causó voladuras de techos, daños en casas precarias, caída de árboles y anegamientos de calles en la localidad de Otumpa, población rural del departamento Mariano Moreno ubicada a 245 kilómetros al noroeste de la capital santiagueña. Fuentes policiales y municipales informaron que las fuertes ráfagas de
viento que se iniciaron en horas de la madrugada de ayer, destruyeron estructuras metálicas y carteles de negocios, derrumbaron árboles y postes del alumbrado público, lo que interrumpió la actividad comercial en la zona.
Por su parte el granizo y la lluvia caída en poco menos de 20 minutos, inundó las principales calles y caminos vecinales de tierra en la población en la que residen cientos de agricultores.
En parajes cercanos al punto limítrofe entre Santiago del Estero y Chaco, el fuerte viento también provocó la voladuras de techos de chapa en viviendas precarias y galpones en los que se acopian materiales de construcción y productos agrícolas.
En zonas rurales, también se registraron daños en casas de campo tipo “ranchos”, construidas con ramas secas, horcones y barro.
También se registraron cortes de luz como consecuencia de la caída de postes y cables del alumbrado público, en lugares en los que trabajan cuadrillas municipales, Defensa Civil y de la empresa provincial de energía (Edese) para restablecer los servicios interrumpidos. (Télam)