Central goleó a Gremio y ya está en los cuartos de la Copa Libertadores

Rosario Central selló esta noche sin inconvenientes su pase a cuartos de final de la Copa Libertadores de América tras golear como local por 3 a 0 a Gremio de Porto Alegre, al cabo de un aceptable encuentro disputado en el “Gigante de Arroyito”, por la revancha de los octavos de final.
Marco Ruben, a los 4 y 23 minutos del primer tiempo, el segundo de penal, y Alejandro Donatti, a los 12 del complemento, marcaron los tantos del “Canalla”, que en la próxima instancia enfrentará a Atlético Nacional de Medellín, verdugo de Huracán, primero en Rosario y el desquite en Colombia.
La victoria del dueño de casa resultó inobjetable al exponer una absoluta superioridad frente a un adversario que rápidamente bajó los brazos luego de recibir dos golpes seguidos al iniciarse el cotejo.
El triunfo de Central en el “Arena do Gremio” condicionó el planteo del conjunto “gaúcho”, que ante la necesidad de revertir la serie intentó cortar los circuitos del anfitrión formando una constelación de volantes aunque de manera curiosa su entrenador dejó en absoluta soledad a su único ariete, el ecuatoriano Miller Bolaños, quien tiene por costumbre exponer su velocidad por las bandas sin arrimarse demasiado al centro del área.
El madrugador tanto de Ruben sumió a la formación brasileña en un profundo desconcierto luego que el goleador definiera en forma tan poco ortodoxa como efectiva un balón que le cedió el volante Montoya.
Si a Gremio le costó llegarle a Central en su estadio, no era difícil suponer que el madrugador tanto adversario potenciaría sus carencias al mostrarse luego de esa circunstancia con un andar muy tibio y falto de resolución.
Un “Canalla” cómodo desde los guarismos y manejado a partir del buen pie de Montoya, encontró en una jugada aislada el segundo tanto después que el determinante Ruben convirtiera un innecesario penal cometido por Marcelo Hermes a Cervi.
Tras el 2 a 0 parcial el equipo de Porto Alegre pareció bajar completamente los brazos y resignarse a su suerte demostrando no sólo una exasperante incapacidad a nivel futbolístico sino que dejando en palmaria exposición una absoluta carencia de temple para sobreponerse a una superioridad rosarina inocultable, dentro de un trámite que no fue más que una continuidad del desarrollo desigual que se dio en el partido de ida.
En el inicio del complemento el excéntrico Coudet, quien pese al frío casi polar lució una veraniega remera junto a una pintoresca bufanda, ordenó lateralizar el esférico y no forzar demasiado en ataque a sabiendas que la serie no conllevaba ningún riesgo en lo que a su ganador concernía.
A pesar de bajar una marcha el dueño de casa encontró un gol que le dio cifras de goleada a su victoria luego que el descuidado Donatti venciera a Marcelo Grohe con un cabezazo tras un tiro de esquina ejecutado desde la derecha por Cervi.
Los últimos minutos mostraron un desarrollo intrascendente producto del conformismo de uno y de la resignación de otro, por lo que el “Chacho” prefirió no arriesgar a sus jugadores para el cotejo venidero y a la vez provocar la ovación de la entusiasmada parcialidad rosarina al decidir reemplazar a tres de sus mejores valores. (NA)