China ejecutó a un narco colombiano

Un ciudadano colombiano, que se encontraba detenido en China por traficar casi cuatro kilos de droga, fue ejecutado este martes tras una decisión de la Justicia de este país asiático. Se trata de Ismael Enrique Arciniegas Valencia, de 74 años, quien fue ejecutado en la provincia sureña de Cantón, donde había permanecido bajo custodia desde hace unos siete años.
La Cancillería colombiana expresó este martes sus condolencias a través de Twitter y aseguró que “se luchó hasta el último minuto” por la vida del condenado.
En tanto, el Gobierno chino defendió su política de “mano dura” contra el narcotráfico después de concretarse la ejecución, indicó la agencia de noticias EFE.
“Todos somos iguales ante la ley”, afirmó un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Geng Shuang, en una rueda de prensa en la que confirmó la ejecución del ciudadano colombiano, quien había sido detenido en 2010 por transportar casi cuatro kilos de droga.
Asimismo, aseguró que se respetaron “los derechos e intereses legítimos” del preso “en base a la ley” y se realizaron las gestiones necesarias para responder a las peticiones consulares. No obstante, China rechazó conmutar la sentencia a muerte de Arciniegas Valencia a pesar de las solicitudes de súplica de Bogotá.
En materia judicial, China y Colombia trabajan desde hace al menos tres años en un convenio de repatriación de presos que permitirá trasladar a colombianos sentenciados a penas inferiores a la pena de muerte o cadena perpetua al país latinoamericano para cumplir allí el resto de su condena.