Chubut es la primera provincia en incluir el aceite de cannabis en el sistema de salud

El gobernador de Chubut Mario Das Neves promulgó la ley “I N°588” por la cual se incorporando ese producto al vademécum de la salud pública para el tratamiento del “síndrome de Dravet”, más conocido como epilepsia. De acuerdo con la nueva legislación, el “aceite de marihuana” será provisto en los hospitales públicos y se incorpora al vademécum de la obra social “Seros” que brinda cobertura a los empleados de la administración pública del Chubut.
“Incorpórase al vademécum de salud pública de la provincia como tratamiento alternativo el Charlotte Web o aceite de cannabis, para el tratamiento del síndrome de Dravet y otras patologías que crea conveniente el Ministerio de salud de la provincia” dice la flamante norma en el artículo primero.
El autor del proyecto en la legislatura unicameral del Chubut, Gustavo Fita (FPV) se mostró en diálogo con Télam “muy satisfecho con todos porque de ahora en más las familias chubutenses que necesitan el aceite de cannabis para el tratamiento de una enfermedad ya no van a tener que viajar a la aduana de Buenos Aires para buscarlo y podrán estar más tranquilas. Esto sin dudas va a acercar a más gente a esta medicación que baja la cantidad de convulsiones en pacientes que sufren epilepsia de 60 episodios a 2 o 3 por semana y de menor intensidad”.

Micaela.
El diputado provincial es oriundo de Comodoro Rivadavia, ciudad que ya había dictado una norma a nivel de Concejo Deliberante donde reclamaron que el aceite de cannabis sea incorporado al vademécum. A su vez, los concejales se movilizaron por la historia de Micaela que desde muy temprana edad sufre repetidas, fuertes y prolongadas crisis convulsivas, causándole deterioro cognitivo, perdidas de pautas madurativas, intenso dolor, problemas motores y sufrimiento.
“La madre de Micaela recorrió de manera permanente centros hospitalarios, clínicas, además de constantes consultas y tratamientos con reconocidos profesionales en la enfermedad que la aqueja, realizando hasta ocho viajes anuales a la ciudad de Buenos Aires con estadías prolongadas”, detalló Fita quien se reunió con la afligida madre en reiteradas oportunidades.
A través de la medicina tradicional, Micaela llegó a ingerir 27 pastillas diarias que no mejoraron sustancialmente su cuadro clínico, descartándose propuestas quirúrgicas por la baja chance de éxito en el control de sus crisis y por tener una epilepsia multifocal, siendo una de las pacientes más estudiada en la Argentina e inclusive fuera del país.