Citan a declarar a un cura que puede saber dónde está la nieta de ‘Chicha’ Mariani

El fiscal federal Federico Delgado pidió la declaración indagatoria del cura Emilio Graselli, ex capellán mayor de las Fuerzas Armadas durante la última dictadura, quien puede conocer el destino de desaparecidos y niños nacidos en cautiverio, entre ellos la nieta de “Chicha” Mariani.
Graselli, que fue ayudante del fallecido vicario castrense monseñor Adolfo Tortolo, le dijo a María Isabel “Chicha” Chorobik de Mariani -una de las fundadoras de las Abuelas de Plaza de Mayo-, que “sabe quién se quedó con su nieta Clara Anahí, por cuanto le refirió era alguien del poder y no se podía hacer nada”.
En la causa judicial figuran decenas de relatos de familiares de víctimas que fueron a pedirle “información y ayuda” y se reunieron con él en la Capilla Stella Maris del Edificio Libertad.
Graselli, según comprobó el fiscal Delgado, confeccionó “miles de fichas con datos de personas desaparecidas, direcciones y fechas”, gracias a que “estaba en un lugar clave que le brindaba información cualificada en relación con la represión clandestina y, de alguna forma, la administró”.
chichadr
De esos testimonios surge que “Graselli dio misa en la ESMA y que participaron personas que se encontraban privadas ilegalmente de su libertad con grilletes”.
A la esposa de un secuestrado en la ESMA “Graselli le pedía con mucha insistencia como condición para ayudarla le indique los nombres de sus compañeros de militancia”.
Así, “tenía información que los propios familiares no le daban como por ejemplo la condición de embarazo de la mujer desaparecida”.
El fiscal reclamó al juez de la causa, Julián Ercolini, que “además de preguntarle a él se impone preguntarles a las autoridades eclesiásticas” (DyN)