Claves para no colapsar y disfrutar con los chicos las vacaciones de invierno

Por Natacha Golabek (*)
Suena la palabra vacaciones de… y como padres colapsamos, entramos en trance y nos desesperamos pensando en todas las actividades que debo implementar durante 15 días para mi hijo/a, para ocupar su tiempo de ocio. Ya que estará de vacaciones.
Las vacaciones lejos de preocuparnos por las actividades de nuestros pequeños y/o adolescentes hijos, sería más sano pensar en que tareas realizar con ellos ya que en época escolar no podemos acompañarlos como padres, ya que últimamente la agenda de los hijos es mas amplia de responsabilidades escolares que la de uno mismo o no?
¿Qué piensa usted de una merienda en casa o al aire libre, un paseo por la plaza caminando o en bici, o una buena película, tal vez una visita a un lugar de interés, la lectura de un buen libro para discutir juntos sus paginas, o simplemente un momento de ocio real para todos, eso también es constructivo?.
¿Usted alguna vez pensó desde otra perspectiva lo productivo que puede ser para su hijo deseos no materialistas sino deseos en los que solo el tiempo y espacio pueden ayudar, al tener unos pocos días de mas horas de sueño y/o recreación?.
¿No seria mejor y menos tóxico implementar una hoja de ruta de actividades para que cuando lleguen estas fechas no nos sorprenda que de pronto no tenemos marcada ninguna actividad o tarea que realizar con los pequeños gigantes de la casa?.
¿Tiene una vaga idea usted de lo que mas recuerda un hijo en su vida adulta, alguna vez se lo preguntó a su niño interior?.

Paseos.
Si cierra los ojos, se puede trasportar a ese momento mágico de tener a su madre casi 24 horas disponible para usted, cada día cada hora. ¿Recuerda lo que hacia en sus vacaciones?. Me imagino que una que otra responsabilidad diaria en la casa, amigos del barrio, paseos y simplemente disfrutar. Entonces podemos hacer lo mismo estas vacaciones con los nuestros.
Pasar una buenas vacaciones no significa invertir mas de lo que tenemos, viajar, comprar, sino es hacer, crear y que las cosas sucedan dejando un recuerdo imborrable en el alma y en la mente de nuestros pequeños gigantes. Esas cosas que no se compran ni son tangentes o materiales. Esas son las más importantes.
¿Y si volvemos a practicar deportes?. ¿Y si corremos alcanzando a nuestros bebes para una guerra de almohadas o cosquillas?. ¿Y si nos sentamos desparramados en el sofá de casa con una fuente repleta de pochoclo para ver la tele?. ¿Y si nos acostamos en los brazos de mamá para confesarnos como antes lo hacíamos nosotros?.
¿Qué que hay de la cocina? Probamos crear un nuevo plato y si reutilizamos las palabras “me ayudás”, eso también nos puede unir. Plantar plantitas, regarlas, bañar al perro, ir al super, eso también es un tiempo potable en familia y de vacaciones de invierno.
¿En qué momento dejamos de disfrutarnos como seres que amamos y que queremos a nuestra familia? Dejemos que las cosas valgan menos y los momentos valgan más. Que la hoja de ruta nos sirva de acá en adelante para mejorar y mejorarnos como hijos, como padres y no sólo en las vacaciones. (Télam)
(*) Psicóloga clínica

Compartir